Fiscalidad

El nuevo IRPF contempla una paga de 100 euros al mes para las madres trabajadoras

Montoro, que ha participado en unas jornadas del PP sobre la nueva reforma del impuesto, indicó que esta paga mensual la ingresará Hacienda mensualmente en la cuenta de las madres trabajadoras, incluso aunque éstas no tengan obligación de declarar por IRPF porque sus ingresos estén por debajo del umbral del impuesto.

El ministro ha señalado que el nuevo IRPF contempla también una nueva reducción en la base imponible para todas las madres con hijos menores de tres años, trabajen o no fuera de casa. Esta ayuda se denominará reducción por cuidado de hijos menores de tres años.

Montoro ha adelantado que a estas dos medidas de apoyo a las madres con hijos pequeños hay que añadir el incremento de las actuales reducciones por hijos, ya que el nuevo impuesto incluye desgravaciones progresivas a partir del segundo hijo, frente a las deducciones actuales a partir del tercero.

El titular de Hacienda ha explicado que todas estas ayudas fiscales para las madres son compatibles entre sí, de tal manera que una madre trabajdora con hijo menor de tres años recibirá la paga mensual y se beneficiará de la nueva cuantía de la reducción por hijo menor de tres años y de las reducciones ya existentes, que además se incrementarán con la entrada en vigor del nuevo impuesto el 1 de enero de 2003.

En opinión de Montoro, todas estas medidas demuestran el "claro esfuerzo" del Gobierno del PP a favor de la mujer, la familia y la natalidad, con el objetivo de conciliar la vida laboral y familiar, y las calificó de "discriminación positiva". Además, señaló que se siguen estudiando otras medidas de apoyo a la familia, que se concretarán en los próximos días, como ayudas por la asistencia a mayores y discapacitados, o el impuesto negativo de la renta para desempleados que acepten un empleo.

El ministro confirmó también que se rebajará el tipo mínimo desde el 18 hasta el 15%, lo que aportará mayor progresividad al impuesto y permitirá aumentar los salarios y los pensiones sin recurrir a aumentos nominales, "que son perjudiciales para la economía y la creación de empleo".

Igualmente, el nuevo IRPF avanzará, según afirmó Montoro, en la neutralidad y la simplificación de la fiscalidad del ahorro, de manera que los ciudadanos apuesten más decididamente por el ahorro a largo plazo, así como en la mejora del tratamiento de las rentas empresariales en el impuesto para suprimir sistemas "sin sentido" como la transparencia fiscal.

"Esta nueva rebaja fiscal beneficiará a toda la sociedad y, por supuesto, a todos los contribuyentes, con especial incidencia en los de rentas más bajas, en las rentas del trabajo, en pensionistas, en fomento del empleo, en ayuda a los discapacitados y en el ahorro", reiteró Montoro, al tiempo que recordó que Hacienda tiene la intención de que el Consejo de Ministros estudie el anteproyecto de la reforma antes de quince días.

El titular de Hacienda afirmó que esta nueva reforma del IRPF será posible después de que en 2001 se lograra por primera vez el equilibrio presupuestario y será compatible con el mantenimiento del mismo, una vez asegurada su continuidad por la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

Por el contrario, Montoro indicó que las propuestas del PSOE son "poco serias", ya que tanto su intención de crear un tipo único en el IRPF como las medidas de ayuda a la familia supondrían un recorte "espectacular" de la recaudación que llevaría, a su vez, a una "quiebra" del Estado. En cualquier caso, se felicitó de que el principal partido de la oposición se haya sumado a la bajada de impuestos "con la fe del converso".

Sevilla pide un "gran pacto social" para el impulso de I+D y el apoyo familiar

El secretario de Política Económica del PSOE, Jordi Sevilla, abogó hoy por "un gran pacto social" entre empresas, sociedad y poderes públicos para fomentar la inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) y el apoyo a las familias, entre otras políticas. En una conferencia pronunciada en el Club Siglo XXI, Sevilla apuntó las propuestas del "nuevo socialismo" para incrementar el potencial de crecimiento de la economía española, mejorar el bienestar colectivo y dar respuesta a los retos y demandas de la sociedad. El diputado socialista pidió un "compromiso" para que, en cinco años, España alcance la media europea en recursos destinados a I+D y en políticas asistenciales de apoyo a las familias, especialmente con personas dependientes a su cargo. Asimismo, consideró que hay que recuperar "la importancia social del trabajo y no sólo crear empleos", lo que exige, a su juicio, una apuesta decidida por la creación de trabajo estable y mecanismos que permitan conciliar la vida familiar con la profesional, al mismo tiempo que se potencia la formación de los trabajadores. Sevilla apuntó también al envejecimiento de la población, que obligará a la revisión de las políticas de natalidad, de inmigración y de pensiones y sugirió, entre otras medidas, la convergencia a veinte años de la Seguridad Social y la Hacienda General del Estado. El dirigente del PSOE consideró necesaria una modernización de las administraciones públicas, así como una reforma de la estructura de ingresos y gastos del Estado, para hacerla más eficiente y más equitativa. En este sentido, criticó "la ingeniera tributaria" del Gobierno que, en su opinión, ha rebajado la factura fiscal a los que más tienen y ha incrementado la presión fiscal para el conjunto. El parlamentario del PSOE reclamó un mayor apoyo a la puesta en marcha de iniciativas empresariales, mediante la simplificación burocrática, la equiparación del régimen de autónomos al general de la Seguridad Social y el desarrollo del capital riesgo. Además, aseguró que el Ejecutivo no supo aprovechar la última fase de crecimiento para aumentar la productividad de nuestra economía, elevar la competitividad e incrementar el gasto social. Para Sevilla, la aportación del gobierno del PP durante la fase expansiva de la economía ha sido "reducir el déficit público, bajar impuestos a las clases más altas y financiar la tremenda y creciente deuda de RTVE". Aseguró que no se ha avanzado en la dirección adecuada en materia de privatizaciones y añadió que "tenemos el Gobierno más intervencionista de la democracia española". Sevilla opinó que en España se están produciendo "liberalizaciones sin competencia", por la lentitud con que el Gobierno está eliminando los privilegios de los operadores dominantes y por la falta de independencia de los organismos reguladores y de defensa de la competencia.

El Instituto de Política Familiar pide extender la paga hasta que el hijo cumpla 25 años

El secretario general del Instituto de Política Familiar, Eduardo Hertfelder, aplaudió hoy la medida anunciada por Cristóbal Montoro de establecer una paga mensual de 100 euros a madres trabajadoras con hijos menores de tres años, aunque considera que es necesario extender este medida hasta que los hijos cumplan al menos 25 años. Hertfelder afirmó que la medida es positiva porque hasta el momento el Gobierno no había articulado ninguna medida real de protección integral a la familia. Sin embargo, a su juicio, y como está establecido en el resto de los países europeos, la medida debería mantenerse hasta que los hijos tengan capacidad de autonomía. "España es el único país de Europa donde no existen todavía medidas de este tipo", añadió. Asimismo, subrayó que es imprescindible que la medida sea universal, es decir, que no esté ligada a un nivel mínimo de ingresos "como ocurre con las actuales prestaciones por hijo a cargo". En cuanto a la cuantía establecida, 100 euros, considera que es insuficiente porque "el gasto medio de un hijo en el primer o segundo año ronda el millón de pesetas mientras que la ayuda supone unas 200.000 pesetas anuales. Además, considera importante que la medida vaya creciendo gradualmente en función del número de hijos para fomentar que las familias españolas puedan tener los hijos que deseen.