Pronóstico

El Nobel Stiglitz descarta una rápida recuperación de EE UU

El Nobel de Economía y ex economista jefe del Banco Mundial, Joseph Stiglitz, aseguró ayer en Madrid que la economía estadounidense no se recuperará en los próximos seis meses y afirmó que sería 'temerario' que la UE confíe en EE UU como motor de crecimiento mundial. Stiglitz criticó el fuerte proteccionismo comercial del Gobierno de George Bush, que, en su opinión, marcará la política de los próximos meses.

Con una crítica a las recientes opiniones lanzadas por los economistas y los inversores de Wall Street, Stiglitz inició ayer su ponencia desmarcándose del optimismo generalizado sobre la marcha de la economía estadounidense y dijo situarse más cerca de la opinión de los empresarios, que tienen un optimismo 'muy muy cauteloso'.

El Nobel aprovechó su participación en la conferencia sobre Las perspectivas de la economía norteamericana y sus repercusiones en Europa, organizada por la revista Capital para lanzar un mensaje de advertencia a Europa. 'Sería temerario que Europa se basara en EE UU como motor de la economía mundial porque no va a haber una recuperación robusta', afirmó. Por el contrario, recomendó a la UE que piense en 'qué puede hacer por sí sola para lograr un crecimiento fuerte'.

Según este economista y catedrático de la Universidad de Columbia, la pregunta de si EE UU ha salido de la recesión es 'inadecuada', pues 'desde el punto de vista técnico está claro que ha salido'. Lo importante, a su entender, es saber cuándo logrará crecimiento sostenido, algo que no espera en los próximos seis meses.

Según Stiglitz, la salida de la recesión requiere un crecimiento por encima de su potencial, del 5%-6%, de lo que EE UU aún está lejos. Además, apunta que la crisis económica estadounidense es atípica por ser una combinación de un ciclo de inventarios y un ciclo de inversión. 'Ahora vemos el final del ciclo de inventarios, pero de la otra parte fundamental de la crisis, la de inversión, aún no estamos saliendo'. El ex economista jefe del Banco Mundial se refirió a las excesivas inversiones realizadas en altas tecnologías, como la fibra óptica, de las que un 90% no se ha utilizado. 'El exceso de capacidad es enorme, así que se tardará un tiempo en solucionar ese problema'.

Stiglitz desestimó a su vez que el consumo vaya a impulsar la recuperación. En su opinión, el aumento del gasto a finales de 2001 se debió a las gangas ofrecidas por los fabricantes de coches y a la refinanciación de las hipotecas por los bajos tipos de interés, dos factores que ya no pueden dar más de sí. En contra de la recuperación juega a su vez la baja tasa de ahorro de los estadounidenses, del 1%.

El proteccionismo de Bush

La fortaleza del dólar fue apuntada como una causa de desequilibrio internacional por el Nobel de Economía, quien subrayó que el aumento del déficit comercial conllevará más proteccionismo. Sobre esto, Stiglitz se mostró muy crítico con el unilateralismo de la Administración de Bush, que decidió el mes pasado subir hasta un 30% los aranceles a la importación de acero.

'Hay que oponerse a las restricciones del comercio como en el caso del acero', dijo, y advirtió que esta medida decidida por Bush tendrá 'efectos graves en el comercio global'.

Stiglitz se mostró seguro de que el unilateralismo y el proteccionismo comercial serán clave en la política de los próximos meses de la actual Administración. 'Hay un sentimiento proteccionista muy fuerte', dijo, y mencionó en tono de broma que 'América cree que el comercio es bueno, pero las importaciones malas'.

Las economías latinoamericanas sufrirán, por su parte, a medida que la Reserva Federal suba los tipos de interés, debido a su endeudamiento.

Con respecto a dicha región, Stiglitz criticó el papel del Fondo Monetario Internacional en Argentina porque 'la única receta que se les ha dado es la austeridad fiscal', mientras que para otras economías mayores se apuesta por el estímulo del gasto público, como en Japón.

El ex ministro de Economía, Carlos Solchaga, coincidió con el Nobel en que la recuperación de EE UU tiene aún 'puntos débiles', como el alto nivel de endeudamiento, a la vez que criticó la sobrevaloración del dólar. En cuanto a Europa, abogó por una mayor rebaja de los tipos de interés, opinión no compartida por el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Blas Calzada, que consideró que sólo generaría un impulso psicológico.

Por su parte, el ministro de Economía, Rodrigo Rato, subrayó que Europa, a diferencia de EE UU, tiene un problema de 'potencial de crecimiento que debe solucionarse con políticas de liberalización', sobre lo que dijo que hay un mayor consenso entre los Gobiernos europeos.