Energía

California advierte a la UE sobre los riesgos de la liberalización eléctrica

La liberalización del mercado eléctrico, que la presidencia española de la UE se ha marcado como uno de los objetivos principales de cara a la Cumbre de Barcelona, conlleva serios riesgos de interrupción del suministro.

Así lo asegura Carl Wood, regulador del sector eléctrico en California, un Estado que se ha convertido en la quinta economía mundial y que el pasado verano sufrió una seria crisis energética que puso en riesgo sus objetivos de crecimiento. Wood sostiene que todas las reformas aprobadas para desregular el mercado eléctrico han estado acompañadas de cortes en el suministro.

'La experiencia de los países que han iniciado el proceso de liberalización demuestra que todos y cada uno de ellos han sufrido restricciones en el suministro energético, lo que ha tenido un efecto depresor sobre el crecimiento', sostiene.

California abrió su mercado eléctrico a mediados de los años noventa e impuso topes máximos a los precios mayoristas. El aumento de los precios del gas disparó el coste de la generación eléctrica, sin que las empresas pudieran trasladar a la factura de los consumidores ese incremento de los costes.

Rato ve consenso

Pese a la experiencia californiana, España está decidida a impulsar la apertura eléctrica en la próxima Cumbre de Barcelona. El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, aseguró ayer que se dan las 'bases políticas' para alcanzar un acuerdo los próximos 15 y 16 de marzo. Un acuerdo que pasaría, según Rato, por aumentar la interconexión europea, fijar un sistema para medir el grado de apertura de los mercados y las condiciones de acceso de las empresas a los distintos mercados europeos.

En anteriores ocasiones, Francia ha bloqueado los esfuerzos para fijar un calendario y medidas de liberalización energética efectiva. Los analistas temen un endurecimiento de esta postura ante la cercanía de sus elecciones presidenciales.