Internacional

EE UU y la UE eluden compromisos firmes sobre financiación al desarrollo

Después de dos años de preparativos, la petición de la ONU de mejorar la financiación al desarrollo ha quedado sintetizada en un documento que será aprobado en la conferencia que se celebrará el próximo mes en Monterrey (México). Acogido con satisfacción desde el Gobierno español, las ONG critican que el texto no recoge ningún compromiso por el bloqueo de EE UU y la ¢sumisión¢ de la presidencia europea.

Verbos como ¢alentar¢, ¢instar¢, ¢recomendar¢ y un uso excesivo del tiempo condicional inundan el texto consensuado que se firmará en la Conferencia para la Financiación del Desarrollo, que se celebrará en Monterrey entre el 18 y el 22 de marzo. Ello ha hecho que los sectores críticos del sistema financiero internacional, en su mayoría ONG (Organizaciones no Gubernamentales), hayan calificado de desaprovechada esta oportunidad por carecer de compromisos concretos.

La iniciativa para convocar esta conferencia nació en la ONU en 1999. Y el objetivo de la misma es revisar el papel de los organismos financieros internacionales (FMI, Banco Mundial y OMC), regular las inversiones transnacionales y buscar soluciones a la pobreza. Unos 150 países tendrán representación, además del FMI, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio (OMC), y ya han confirmado su asistencia 40 jefes de Estado, entre ellos los presidentes de EE UU, George Bush, y Rusia, Vladimir Putin, y el primer ministro español, José María Aznar.

En el último comité preparatorio, reunido en Nueva York en enero, surgió el documento cerrado, sobre el que no se espera modificación, y las ONG denuncian el obstáculo que ha supuesto EE UU y la débil defensa de la UE de una posición más comprometida. ¢No se planteaba un proceso internacional sin EE UU, por lo que se ha rebajado tanto el documento que se queda por detrás de las propias demandas del Banco Mundial, como por ejemplo el objetivo del 0,7%¢, afirma Marta Arias, representante de Intermón-Oxfam que estuvo presente en las negociaciones.

Arias se refiere al porcentaje que los países donantes destinan a la ayuda oficial al desarrollo (AOD) y cuyo objetivo, marcado por la ONU, está en el 0,7%. No obstante, la media ha descendido hasta el 0,22%, porcentaje que destina España tras reducirlo desde el 0,28%.

La Comisión Europea, que anunció la semana pasada sus propuestas para Monterrey, se limitó a recomendar a los países miembros un calendario, algo ya previsto en el Consejo de Laeken, en diciembre.

Sumisión

Los sectores críticos responsabilizan al Gobierno español, que ostenta la presidencia europea, de la falta de compromiso. ¢La presidencia belga habría estado más abierta a esa propuesta, pero la española dejó claro desde un principio que no haría nada por ello¢, afirma Martin Koehler, de la Coordinadora Europea de ONG para Monterrey, quien calificó de ¢sumisa¢ frente a EE UU la posición española.

El Gobierno español, sin embargo, niega que la posición estadounidense fuera demasiado intransigente. ¢Estamos razonablemente satisfechos por que exista un texto consensuado¢, señala Jesús Santos, asesor de la Secretaría de Estado para la Cooperación, quien reconoce el éxito de lograr un acuerdo con EE UU y el G-77 (los países menos desarrollados).

En su opinión, ¢si se excluye a alguien, se ponen barreras a lo que se quiere conseguir¢. Además, enumera las propuestas de la UE que sí han sido aprobadas y que suponen un avance: reconocer la importancia de la democracia en el desarrollo y exigir que se respete el Estado de derecho; fomentar la participación de los países menos desarrollados en los foros internacionales; la inclusión de los criterios de eficacia de la ayuda, o el compromiso de continuar la condonación de la deuda a los países menos adelantados, entre otros.

Según datos de Cáritas, en 2000 el pago de la deuda alcanzó los 376.000 millones de dólares (430.000 millones de euros), siete veces el monto de la ayuda al desarrollo en ese año.

Otras iniciativas se han quedado en el tintero o exentas de compromiso. Es el caso de la propuesta de gravar las transacciones internacionales de capital (conocida como tasa Tobin), para evitar la especulación. La CE ha pedido que se estudien nuevos sistemas de financiación del desarrollo, pero ¢teniendo en cuenta las dificultades¢ que supondría tal impuesto.

Las propuestas más progresistas tendrán, otra vez, su propia convocatoria: el Foro Global de la Sociedad Civil, que se celebrará en Monterrey del 14 al 16 de marzo.

La ONU quiere tener más protagonismo

El hecho de que la Conferencia de Monterrey haya sido convocada por Naciones Unidas muestra la intención que tiene la organización de cobrar más protagonismo en las finanzas internacionales y mejorar su colaboración con las instituciones surgidas de Bretton Woods. ¢æpermil;ste es el foro económico en el marco de las Naciones Unidas más importante de las últimas dos décadas¢, destacó la semana pasada el secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Uno de los objetivos de la conferencia era impulsar el protagonismo de la ONU en el marco financiero internacional, así como debatir el funcionamiento del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. El texto consensuado recoge, aunque sólo como recomendación, una mayor colaboración del Fondo Monetario Internacional con la organización. ¢Alentamos al FMI (...) a que coordine estrechamente su labor con las instituciones regionales pertinentes, incluidas las comisiones regionales de las Naciones Unidas¢, recoge el documento. Nada queda, sin embargo, de las propuestas de cambiar la institución. Según Martin Koehler, Estados Unidos se negó en rotundo a que fuera el foro de la ONU el escenario de un debate para ello. Koehler propone dos opciones para mejorar su funcionamiento: coordinar las políticas con la ONU y cambiar el sistema de votos, favorable a los países más ricos, como Estados Unidos. En su opinión, la crisis argentina, ¢que cumplió todo lo estipulado por el Fondo¢, es un ejemplo de que el organismo no cumple su objetivo.