Banca

Citibank multiplicó por 10 su beneficio en España el año pasado

La filial española de Citibank multiplicó por 10 sus resultados durante el año 2001, el segundo año consecutivo con ganancias después de casi 20 años de pérdidas.

La entidad cerró el ejercicio con un beneficio de 24,1 millones de euros (4.018 millones de pesetas) el 873% más que un año antes. La filial ganó, no obstante, la entidad recalcó ayer que se encuentra instalada en 'la senda del beneficio', apoyada en la financiación al consumo y las tarjetas.

No obstante, este resultado se ha quedado por debajo de las expectativas de la entidad, que en marzo de 2001 anunció una previsión de beneficio de 5.000 millones de pesetas (30,05 millones de euros). Aun así, el banco ha valorado como 'muy satisfactorio' el transcurso del pasado ejercicio, sobre todo si se tiene en cuenta la situación de 'incertidumbre' y 'volatilidad' por la que atravesó el mercado en el año 2001.

El consejero delegado y director financiero de Citibank España, Juan Carlos Sancho, afirmó ayer que los resultados obtenidos este año son 'positivos' y destacó que por segundo año consecutivo la entidad obtiene beneficios, lo que supone la consolidación del banco y la 'confirmación' del 'acierto' en la estrategia del banco de especializarse en áreas concretas de negocio.

Así, Citibank España ha basado su crecimiento durante el último año en el negocio de las tarjetas, el crédito hipotecario y el de financiación al consumo, fundamentalmente para la compra de automóviles. Estas áreas en conjunto reportaron un saldo de 7.100 millones de euros (1,2 billones de pesetas).

El banco prevé lograr en España en 2002 un incremento del 15% del beneficio, hasta 27,76 millones de euros (4.618 millones de pesetas). Sancho declaró que prevé una recuperación del entorno económico en el segundo semestre, que llevará aparejada una subida de la Bolsa del 20%.

Mejorar la eficiencia

El directivo afirmó que las inversiones que acometa en 2002 irán encaminadas a la mejora de los procesos operativos de la entidad. Esto redundará, según Sancho, en una mejora del ratio de eficiencia. Este índice se redujo desde el 90,53% en que estaba en 2000 hasta el 69,6%, cifra que Sancho considera 'satisfactoria'. Además, subrayó que en los próximos años, el objetivo del banco es situar este ratio en el entorno del 60%.

En cuanto al pasivo, la entidad destaca que al no tratarse de su principal línea de negocio, se conformaría con un crecimiento similar a la inflación.