Automóviles

Peugeot Citroën sortea la crisis con un aumento del beneficio del 29%

El grupo automovilístico PSA, que agrupa las marcas Peugeot y Citroën, anunció ayer un aumento de sus beneficios que lo convierte en la excepción para un sector en crisis.

Tras conocerse el deterioro de la rentabilidad de grupos como Ford, GM, Opel y DaimlerChrysler, PSA publicó ayer unos beneficios de 1.691 millones de euros en 2001, lo que supuso un aumento del 28,9%.

El volumen de negocios del grupo aumentó un 16,9%, hasta 51.663 millones de euros, con un alza del 11,3%, mientras que el margen de explotación subió un 25%, hasta los 2.652 millones.

La compañía explicó esos resultados gracias al éxito de sus últimos modelos y a su fuerte posición en Diesel. Además, se anunció una provisión extraordinaria de 50 millones de euros para hacer frente a la crisis argentina.

La Bolsa de París celebró los resultados de PSA con una subida del 2,48% y los de Renault, que el día antes difundió un beneficio estable de 1.050 millones de euros, con un fuerte alza del 5,45%.