Visita

El Gobierno ratifica el apoyo europeo a Argentina

El ministro de Exteriores, Josep Piqué, aprovechó ayer la visita de su homólogo argentino, Carlos Ruckauf, para ratificar el apoyo europeo al país suramericano. Ruckauf, que también fue recibido por el presidente, José María Aznar, está realizando una gira para buscar respaldo al plan económico de su Ejecutivo en la que mantiene reuniones de máximo nivel con los Gobiernos y un perfil bajo con los medios de comunicación.

Antes de tomar el avión con destino a Madrid, el ministro argentino declaró que España es el lugar 'más difícil (...). Allí todavía hay muchos problemas pendientes', declaró a la argentina Radio Mitre.

Ruckauf no quiso celebrar ninguna rueda de prensa en el primero de los dos días de visita en Madrid y fuentes de empresas españolas con negocios en Argentina señalaron que no tenían prevista ninguna reunión con él.

Pero el responsable español de Exteriores ya adelantó por la mañana que pensaba ofrecer el apoyo español y europeo al Gobierno de Eduardo Duhalde 'para salir de la crisis'. En una rueda de prensa ofrecida junto al comisario europeo de Relaciones Exteriores, Chris Patten, y su colega australiano, Alexander Downer, Piqué dijo que 'esa disposición ha existido, se ha plasmado en hechos, existe y va a seguir existiendo'.

A pesar de sus palabras amistosas, Piqué puntualizó que para que 'esa ayuda sea efectiva es necesario que se vaya concretando' el programa de Duhalde y que 'se aplique de manera que genere confianza en los mercados, que merezca la credibilidad de la sociedad argentina y del mundo empresarial -con independencia de la nacionalidad de su capital social-, de los mercados internacionales y las instituciones financieras'.

Antes de llegar a España, Ruckauf ha visitado Estados Unidos e Italia para recabar apoyo internacional al plan económico de Duhalde, que se hará público el sábado y que debe contar con el respaldo del Fondo Monetario Internacional (FMI) para optar a nuevas ayudas.

Ayer, el portavoz del Fondo, Tom Dawson, dijo que 'las conversaciones están marchando bien (...), las autoridades evaluarán qué asistencia podemos proporcionar', informa Reuters.

Piqué también reconoció 'avances en el buen sentido', aunque admitió que la suspensión de pagos de Argentina suponía 'una situación grave'.