INTERNACIONAL

Los pedidos de maquinaria cayeron en Japón al nivel más bajo en 14 años

Los pedidos de maquinaria de las empresas japonesas cayeron un 10,1% en octubre respecto al mes anterior, lo que los sitúa en un mínimo en los últimos 14 años, según informó ayer la Oficina del Gabinete. El dato, peor de lo esperado, sugiere que la recesión, en la que Japón entró formalmente el pasado viernes, se prolongará. Los analistas esperaban una caída del 4,8%. "Los números son bastante impactantes", señala Shinichi Sato, economista jefe de Tokio-Mitsubishi Securities. "Especialmente que haya dos trimestres consecutivos con declives de dos dígitos", explica. En septiembre la caída fue del 13,2%.

La inversión en maquinaria industrial se situó en 790.600 millones de yenes (unos 1,2 billones de pesetas).

"Basándonos en los pedidos de maquinaria, es posible que el gasto en inversión de capital en la primera mitad del próximo año continúe inerte", opina Sato.

El indicador conocido ayer aumenta la presión sobre el Banco de Japón, al que el Gobierno insta desde hace meses a aplicar una mayor relajación de su política monetaria para impulsar una economía que no consigue salir a flote.

El domingo, el ministro de Economía, Heizo Takenaka, recalcó que Japón debe mantener su disciplina fiscal intacta y alertó sobre el peligro de una mayor degradación de la deuda soberana. En menos de un mes las tres agencias de calificación (Fitch, Moody's y Standard & Poor's) han rebajado la calificación de los bonos de Japón al mínimo entre los países del G-7. "Si a las rebajas les suceden otras rebajas, el interés de los bonos subirá y los precios caerán, y eso sería catastrófico para la economía japonesa. Debemos evitarlo", advirtió el ministro.

"Las agencias de calificación, que representan la voz del mercado, están pidiendo en alto disciplina fiscal, como lo está haciendo la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y el FMI (Fondo Monetario Internacional).

El Gobierno estudia un segundo Presupuesto extra este año para frenar la recesión.