CRISIS MUNDIAL

Irán y Rusia cooperan militarmente para derrocar a los talibán

La crisis por los ataques terroristas ha reforzado los lazos entre Rusia e Irán.

Por un lado, la prioridad de Washington de combatir el terrorismo internacional ha levantado los obstáculos a la cooperación militar entre Moscú y Teherán, que supondrá un mínimo de 300 millones de dólares anuales (54.300 millones de pesetas) hasta 2005. Por otro, los atentados han dado carta blanca para que ambos países operen sin reservas para derrocar al régimen de los talibán, al que Rusia e Irán detestan.

El Gobierno de Teherán está dispuesto a colaborar en la coalición internacional contra el terrorismo, pero a través de Rusia y en el marco de la ONU. Las autoridades iraníes rechazan la legitimidad de EE UU para liderar la lucha. "EE UU tiene las manos machadas de sangre", declaró el ministro iraní de Defensa, Alí Shamjaní. Irán no perdona al Gobierno estadounidense su indisimulado apoyo a Israel, país al que todas las naciones árabes consideran la principal fuente de inestabilidad de Oriente Próximo.

Shamjaní explicó que la prioridad es definir qué es exactamente el terrorismo. "Hay muchas bases terroristas en el mundo. Israel es la universidad del terrorismo y el profesor es [el primer ministro] Ariel Sharon", afirmó el político iraní.

Por otra parte, Irán no tuvo escrúpulos en reconocer su apoyo a la Alianza del Norte, la oposición afgana a los talibán. Rusia también está cooperando para abrir un frente en el oeste de Afganistán, según los diarios moscovitas.