Los planes de pensiones pierden el 3,6% en 12 meses

La debilidad de las Bolsas a lo largo del mes de junio ha ahondado las pérdidas de los planes de pensiones del sistema individual, que acumulan en un año un descenso medio en su rentabilidad del 3,67%, según datos de Inverco, la patronal del sector. Los planes de renta variable pura y los mixtos de renta variable acumulan las mayores caídas, con descensos medios del 17,30% y del 8,02%, respectivamente.

Si bien es verdad que el mes de mayo supuso una ligera mejora en la evolución de la rentabilidad de los planes de pensiones, también es verdad que la proliferación de fondos de renta variable ha creado una dependencia extrema de estos productos de ahorro e inversión con respecto a la evolución de los mercados de valores.

No son pocos los que, en junio, auguraban la entrada en ganancias anuales de los planes de pensiones en los próximos meses si la tendencia de las Bolsas continuaba como en mayo, es decir, con alzas. Lamentablemente, el descalabro de junio, al hilo de la inestabilidad económica reinante, se ha encargado de poner las cosas de nuevo en su sitio. Las pérdidas medias del 2,48% en 12 meses que arrojaban los planes en mayo se han extendido hasta el 3,67% en junio, muy en línea con lo que ha sucedido con los índices bursátiles. El Ibex perdió en junio un 6,55%, siendo los descensos del Euro Stoxx 50 y del S&P 500 del 4,12% y del 2,50%, respectivamente.

Pérdidas del 17%

No es de extrañar, por tanto, que los planes de pensiones que mayor porcentaje invierten en Bolsa hayan sido los más perjudicados. Los de renta variable pura acumulan unas pérdidas en 12 meses del 17,30%, cifra muy superior al 13,70% de mayo. Los mixtos de renta variable (invierten entre el 30% y el 75% de sus activos en Bolsa) caen en 12 meses un 8,02%, frente al 5,58% de pérdida acumulada entre mayo de 2000 y el mismo mes del presente ejercicio.

Los planes de renta fija mixta II, aquellos que pueden invertir entre el 15% y el 30% en Bolsa, acumulan descensos medios del 3,58% desde junio de 2000.

La renta fija se erige, como en los meses precedentes, en el refugio más adecuado para momentos de inestabilidad como la del último año y medio. Los planes de renta fija pura se han revalorizado en los últimos 12 meses un 3,27%, mientras que los de renta fija mixta I (hasta un 15% en renta variable) lo han hecho un 0,27%. En ambos casos, sin embargo, las ganancias reales son nulas, pues las revalorizaciones se sitúan por debajo de la inflación interanual (un 4,2%).

Los planes de pensiones del sistema individual disponían a 31 de marzo de un patrimonio de 3,6 billones de pesetas y 4,66 millones de partícipes.

 

Alzas notables en los últimos cinco años

A pesar del varapalo que viven muchos planes de pensiones, gestores y portavoces del sector no cesan de repetir que éste es un instrumento a muy largo plazo, en el que el tiempo juega siempre a favor del partícipe. De hecho, a pesar de que en los últimos 12 meses los planes de renta variable son los que peor evolución han tenido, en horizontes temporales más amplios ocurre a la inversa.

Según los datos aportados por Inverco, la rentabilidad media ponderada de los planes individuales en los últimos cinco años alcanza el 7,86%. Los de renta variable pura, en este periodo, acumulan una revalorización media del 16,34%, duplicando con creces la del resto de familias más conservadoras.

En un plazo de ocho años sucede prácticamente lo mismo, con revalorizaciones medias del 14,64% en los planes de Bolsa pura, frente al 7,86% de media de todo el sector. Precisamente ha sido en los últimos ocho años cuando las Bolsas han experimentado un desarrollo sin precedentes.