Las entidades de previsión vascas gestionan 1,3 billones

Las entidades de previsión social voluntaria de Euskadi (EPSV) ralentizaron su crecimiento el año pasado, después del periodo 1993-1999, que fue muy fructífero en la captación de asociados y de recursos. A 31 de diciembre pasado, las EPSV vascas contabilizaban un total de 612.123 socios, lo que representa las dos terceras partes de la población activa vasca, según fuentes de la federación de este sector.

El patrimonio acumulado se incrementó un 10,3%, hasta 1,37 billones de pesetas, con una aportación media corregida, según los casos, de 242.000 pesetas (1.454 euros).

Para este ejercicio, la federación del sector espera un aumento "importante" tanto en el número de personas asociadas como en los fondos gestionados. El incremento llegará propiciado por los cambios normativos, que permitirán la integración automática de los cónyuges de los asociados en la aportación de sus pensiones, pero en los casos de que no tengan rentas de trabajo o éstas queden por debajo de los 1,2 millones de pesetas brutos al año (7.212,15 euros).

Otra variable que podría aumentar el número de asociados y de fondos es que la negociación colectiva de este año en las diferentes empresas contemple compromisos de pensiones por parte de las compañías, así como la continuación de la exteriorización de las pensiones.

Según los datos de la federación de EPSV, durante 2000 se aportaron a pensiones complementarias 50.847 millones de pesetas (305,6 millones de euros).