BBVA Clausula suelo
Comunicado en el que BBVA acepta devolver el dinero cobrado de más a un cliente que reclamó por la vía extrajudicial.

BBVA se aviene a devolver por primera vez las cláusulas suelo previas a mayo de 2013

Envía las primeras respuestas positivas a clientes que acudieron a la vía extrajudicial

Inicia los pagos a clientescon hipotecas sujetas a euríbor e IRPH

Por primera vez, tras un largo pulso judicial, BBVA ha decidido comenzar a devolver lo cobrado en aplicación de cláusulas suelo sin que medie una sentencia condenatoria. A punto de cumplirse cuatro años desde que el Tribunal Supremo considerara nulos, por falta de transparencia, los límites a la rebaja de los tipos de interés que BBVA incluía en sus hipotecas, y después de que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) dictara el pasado diciembre que la banca debe devolver lo cobrado por condiciones opacas con retroactividad total, y no solo desde aquel fallo de mayo de 2013, BBVA ha comenzado a anunciar a algunos clientes que reclamaron por la vía extrajudicial que en unos días les indemnizará por los intereses ligados a euríbor o IRPH que pagaron de más.

Pese a los fallos en contra, la entidad que preside Francisco González se resistió a conceder una devolución generalizada y se limitó a anunciar que estudiaría cada caso para “devolver la cláusula suelo a aquellos clientes a los que corresponda”. BBVA confirma ahora que este mes de abril ha comenzado a informar y a pagar a los beneficiarios que ha identificado.

“Tras analizar las circunstancias particulares de su caso, y una vez se ha comprobado que dicha cláusula le fue aplicada antes de su eliminación, se ha considerado que es procedente atender a su petición”, informa por correo electrónico BBVA a los clientes a los que acepta indemnizar, según ha podido comprobar este diario.

“Como usted sabe, BBVA decidió eliminar a todos sus clientes consumidores la aplicación de la cláusula suelo con efectos 9 de mayo de 2013”, expone en alusión a la decisión tomada tras el varapalo judicial recibido entonces. En un comunicado estándar, BBVA matiza además que en el caso de Catalunya Caixa, entidad nacionalizada que acabó adjudicándose, los suelos dejaron de aplicarse el 1 de julio de 2015.

A continuación, BBVA ofrece una tabla detallando los intereses abonados por el cliente cada año, el nuevo cálculo de intereses que corresponde a cada ejercicio una vez eliminada la cláusula suelo, las cantidades abonadas de más resultantes, el tipo legal del dinero a añadir y el saldo total que se procederá a devolver.

Llama la atención que BBVA desglose lo cobrado cada año desde 2013, pese a que retiró entonces todos sus suelos y no procede que devuelva nada de ese periodo, pero que ofrezca sumadas y sin detallar todas las cuantías previas a 2012, lo que complica al afectado comprobar el impacto de cada ejercicio. Algunos clientes aseveran que la propuesta recibida es inferior a lo que les cobraron.

“BBVA procederá a la devolución de la suma de dichas cantidades, mediante abono en la cuenta corriente vinculada a su préstamo, transcurridos 15 días naturales desde la fecha de esta carta”, avanza la entidad, sin precisar que ese es el plazo que el cliente tiene para valorar si el cálculo le parece correcto y acepta esta indemnización, según establece el decreto ley aprobado por el Gobierno en enero para impulsar una solución extrajudicial que evite el colapso de los juzgados por estos litigios.

El banco se limita a apuntar que si el afectado “no deseara que se le abone la cantidad ofrecida puede ponerse en contacto” con la entidad telefónicamente. BBVA se ofrece así al pago en efectivo del dinero cobrado de más, que según el decreto debe ser la propuesta de partida, y advierte al particular de que si disfrutó de la deducción por la compra de vivienda habitual tendrá que regularizar el pago con Hacienda. La entidad no ofrece en esta carta otras alternativas que eviten al cliente tributar por este ingreso, como sería la aplicación de descuentos sobre las cuotas que le restan por pagar.

Hasta la fecha solo habían trascendido las contestaciones negativas que BBVA daba a los clientes que considera que no merecen ser compensados, a los que ofrecía una respuesta estándar en la que no especificaba si el motivo era que no se les había aplicado una cláusula suelo o se les deniega por no tener perfil de consumidor.

Ahora, con esta nueva remesa de contestaciones positivas, BBVA abre la veda para comenzar a devolver hasta 1.200 millones de euros cobrados por estas cláusulas, según sus propios cálculos, para los que hasta la fecha ha dotado 577 millones de euros brutos.

Normas
Entra en EL PAÍS