_
_
_
_
_

Falta de la atracción de talento en las pymes

Se calcula que un 90% de las pymes de nuestro país tienen problemas para resultar atractivas a los profesionales de su sector

Son muchos los problemas a los que se enfrentan las pequeñas y medianas empresas en nuestro país y, en general, en todo el mundo. A su economía más modesta en comparación con las grandes empresas, y su incapacidad para adaptarse a nuevas técnicas digitales que mejorarían su productividad, se le une el hecho de que tienen problemas a la hora de convencer a ciertos profesionales para unirse a sus filas.

Este es un tema especialmente delicado, porque además se da el caso de que las pymes conforman un 99,8% del tejido empresarial español. Son la absolutísima mayoría, y, sin embargo, no logran hacer ver a las personas que están buscando trabajo, y que con toda seguridad encajarían perfectamente en sus empresas, que son la opción adecuada para seguir creciendo laboralmente.

Hay muchos expertos que apuntan, precisamente, al hecho de que a las pequeñas y medianas empresas les cuesta mucho esfuerzo actualizarse con respecto a todas las herramientas digitales que van surgiendo, y que ayudan mucho a facilitar todo. Por ejemplo, a la Inteligencia Artificial que ya es uno de los puntos clave del día a día en cualquier empresa de tamaño grande.

Analizar, igualmente, cuál es el motivo por el cuál muchos profesionales no se sienten entusiasmados con las ideas y los proyectos de las pymes de nuestro país, y qué se puede hacer para cambiar esto, es el punto clave que debe solucionarse en futuro muy próximo.

¿Qué está sucediendo en las pymes a la hora de contratar nuevos trabajadores?

Hace unos años, la situación habitual a la hora de llevar a cabo una contratación era que los candidatos fuesen los que se intentasen adaptar a las condiciones que ponía la empresa. Pero la realidad ha ido cambiando poco a poco, y son los profesionales los que tienen claro lo que necesitan para seguir desarrollando su carrera, por lo que buscan ofertas específicas, en empresas que, en primer lugar, sepan bien cómo definir su proyecto y que luzca lo suficientemente atractivo.

Y es ahí donde surge el problema, porque según argumenta la empresa Kainova, especializada en el coach empresarial, la gran mayoría de las pymes, sobre todo de las nuevas, en nuestro país, carece de una propuesta de valor atractiva. Y aunque en realidad la actividad que desarrolle sea enormemente interesante para la persona que está buscando crecer en ese ámbito, nunca se lo llega a transmitir con la suficiente ilusión como para convencer.

Por otro lado, existen otros factores que han ido cambiando y que muchas empresas no han seguido. Está el hecho de las condiciones laborales, donde se ha ido asentando la realidad de que la mayoría de los trabajadores buscan y consideran como obligatorio que haya una buena conciliación para desarrollar la vida laboral y la personal. Por ejemplo, con el teletrabajo. Y si una empresa no es capaz de ofrecer estas condiciones, porque no ha ido evolucionando digitalmente, y además no sabe cómo explicar de manera atractiva cuál es el proyecto al que se dedican, el resultado será, en un porcentaje muy alto, negativo.

Así sucede que, según los datos que ofrece Adecco, el 80% de las pequeñas y medianas empresas de nuestro país tienen serias dificultades para encontrar los perfiles profesionales que necesitan para seguir creciendo.

Las mejores tácticas para revertir esta situación

¿Qué se puede hacer? Es evidente que este es un problema que incumbe a todo el mundo, y que también podría ir mejorando si se invierte y se cuida para que, por ejemplo, haya una mejor financiación para la digitalización y el aprendizaje de la misma por parte de los trabajadores de cualquier empresa.

Pero desde la propia empresa también hay algunas cosas que se pueden hacer. Sentarse a reflexionar sobre cuáles son los aspectos negativos de una empresa, y que pueden estar llevando a las personas que trabajan en ella a no estar motivados, y, por supuesto, no motivar a los que estén por venir. Intentar, en ese sentido, romper con el presente para mirar al futuro y cambiar las dinámicas, la comunicación entre todas las personas que conforman el proyecto y lograr algo de entusiasmo.

Ese entusiasmo también tiene que ver con una mejora de las condiciones, ya no solo económicas, sino emocionales. Escuchar lo que cada profesional de cada sector dentro de la empresa necesita, o bien qué le falta para sentirse mejor. Y, por supuesto, saber transmitir por qué es un proyecto que vale la pena, donde la persona que entre se sentirá escuchada, valorada y con un día a día que sea cómodo y motivador.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_