_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El aumento de los costes hace llorar a la distribución

Las cadenas de supermercados tienen menos capacidad para subir los precios que sus proveedores

Un hombre hace la compra en un supermercado Tesco, en Inglaterra.
Un hombre hace la compra en un supermercado Tesco, en Inglaterra.REUTERS

Los supermercados salen perdiendo con el aumento de la inflación. En las dos últimas semanas, gigantes de los bienes de consumo como Coca-Cola, Unilever y Nestlé se han comprometido a responder al incremento de los costes subiendo los precios. Ello les permite proteger sus márgenes. Sus clientes, como el propietario de Stop & Shop, el holandés Ahold Delhaize, no tienen tanta suerte. La feroz competencia y el aumento del coste de la vida les impiden cargar a los consumidores con precios más altos.

La lucha alimentaria entre productores y minoristas ha saltado a la luz pública. En junio, la británica Tesco retiró de sus estanterías las alubias cocidas y el ketchup de tomate fabricados por Kraft Heinz por una disputa sobre precios. En Europa, Ahold Delhaize [con presencia en Bélgica, Holanda o la República Checa], que vale 29.000 millones de euros, retiró de sus tiendas KitKat y Nescafé, de Nestlé, por motivos similares, mientras que el supermercado francés Casino rechazó una subida del 22% del precio del agua Evian y Volvic de Danone.

Los gigantes del consumo argumentan que solo están respondiendo al aumento de las facturas de energía, materiales y salarios. Los márgenes de explotación de algunos fabricantes, como Nestlé y Unilever, se redujeron en 2022. Y Kraft Heinz y PepsiCo afirman que pronto dejarán de subir los precios.

Este daño, sin embargo, parece temporal. Según las estimaciones de Refinitiv, el margen operativo de Unilever aumentará más de un 4% de aquí a 2024, mientras que el de Coca-Cola lo hará probablemente un 3%. Ello se debe a que se espera que los costes de la energía y de otros insumos disminuyan en los próximos años, mientras que los precios se mantendrán más estables. Y si, como parece probable, las principales economías, como Estados Unidos y la zona euro, solo sufren una leve recesión, la demanda de los consumidores debería de repuntar en 2023.

Los supermercados están en peor situación. Cadenas como Kroger (EE UU), Ahold Delhaize y J Sainsbury (Reino Unido) sobreviven con márgenes operativos de alrededor del 4% o menos, frente al 16% y 17% de Unilever y Nestlé, respectivamente.

Las cadenas de distribución corren el riesgo de perder cuota de mercado si aumentan los precios frente a las tiendas de descuento, como Aldi y Lidl. A diferencia de sus proveedores, se espera que los márgenes de los supermercados disminuyan o se mantengan planos en los próximos dos años, según datos de Refinitiv.

Pero los inversores no parecen apostar por un repunte de los márgenes de los grupos de consumo. Nestlé y Unilever cotizan con múltiplos de beneficios previstos para 2023 inferiores a los de 2022. Supermercados como Ahold y Kroger cotizan con los mismos múltiplos de beneficios para este año que para 2022. Si los márgenes de la distribución siguen cayendo y los costes de los fabricantes disminuyen, el dinero inteligente apostará por una reactivación de los proveedores.

Resultados

Nestlé, el mayor grupo alimentario del mundo, dijo el día 16 que impulsaría nuevas subidas de precios en 2023. Sus ventas aumentaron a 94.400 millones de francos suizos (95.000 millones de euros) en 2022, por debajo de las previsiones de consenso de ventas de 95.020 millones de francos suizos, a pesar de elevar los precios de muchos de sus productos durante el año. El beneficio neto descendió a 9.270 millones de francos suizos, por debajo de las previsiones, de 11.580 millones.

Un día antes, Heineken anunció que intentaría repercutir en los consumidores la mayor parte del aumento de los costes de la cebada y la energía. Pero el grupo cervecero neerlandés dijo que utilizaría los ahorros de costes para reducir los aumentos de los precios si estos le hacían perder demasiada cuota de mercado. El año pasado, subió los precios en todo el mundo alrededor de un 10%. Y el día 9, Unilever dijo que suavizará sus alzas en el segundo semestre.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Archivado En

_
_