_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El salvavidas para los coches de combustión es estrecho

El acuerdo de la UE puede ayudar a Ferrari, pero a las marcas de gran consumo les costará cambiar de rumbo

Ferrari F40.
Ferrari F40.

Los motores de combustión vivirán para morir otro día. Cediendo a la presión de la industria automovilística alemana, la Unión Europea ha acordado eximir de la prohibición de nuevos vehículos con motor de combustión en 2035 a los coches que funcionen con combustible sintético neutro en carbono. El acuerdo puede ayudar a empresas especializadas como Ferrari, fabricante de deportivos de lujo. Las marcas de gran consumo, como Volkswagen, tendrán dificultades para cambiar de rumbo.

Los partidarios de los llamados e-combustibles los consideran una alternativa para que la industria automovilística sea más ecológica. Para fabricar estos propulsores hay que capturar carbono del aire o de procesos industriales y mezclarlo con hidrógeno procedente de energías renovables. El resultado es un combustible neutro desde el punto de vista climático, ya que emite la misma cantidad de contaminante que habría en la atmósfera.

Pero hay un problema. Los e-combustibles, que aún no son comercialmente viables, no son baratos. Producidos a gran escala, costarían unos 2 euros por litro, cuatro veces más que el precio al por mayor de la gasolina. Además, el proceso de electrólisis necesario para obtener hidrógeno del agua separándolo del oxígeno requiere mucha energía. Según los cálculos de Independent Commodity Intelligence Services, para satisfacer solo el 10% de la demanda de gasolina de la UE sería necesario construir 137 gigavatios (GW) de nueva capacidad renovable. Esto es más del triple de los 40 GW de nueva capacidad solar que la UE construyó el año pasado.

El coste y la escasez de energía sugieren que los e-combustibles pueden utilizarse mejor en sectores más difíciles de convertir a motores eléctricos, como camiones, barcos o aviones.

También podrían tener un pequeño papel en los turismos. El consejero delegado de Ferrari, Benedetto Vigna, declaró el lunes a Reuters Newsmaker que la exención de la UE permitiría al fabricante de automóviles de lujo seguir produciendo algunos modelos con los motores rugientes que han hecho su fortuna, y añadió que esperaba que el precio de los e-combustibles bajara en los próximos años. La alemana Porsche también podría utilizar e-combustibles para algunos de sus coches más caros, cuyos clientes adinerados podrán permitirse el mayor coste.

Para las marcas de gran consumo, los coches eléctricos seguirán siendo la opción más barata. Los analistas del sector de RBC prevén que los vehículos eléctricos e híbridos enchufables representen el 90% de las ventas de turismos en Europa Occidental en 2035. Y los fabricantes de automóviles no pueden quedarse atrás si quieren competir con nuevos competidores como Tesla. Volkswagen, por ejemplo, ya se ha comprometido a invertir 180.000 millones de euros en cinco años en áreas como la producción de baterías y el abastecimiento de materias primas.

Alemania e Italia saludarán el compromiso de la UE como una gran victoria política. Sin embargo, no servirá de mucho para frenar el vaciamiento de la cadena europea de suministro de motores de combustión. Con unos 500.000 puestos de trabajo en juego, será un gran quebradero de cabeza político.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_