_
_
_
_

El indicador de inflación preferido por la Reserva Federal repunta y aleja las rebajas de tipos

El deflactor del consumo privado sube hasta el 2,7% en marzo, tras una subida de tres décimas en el mes

Paul Krugman
Una mujer, comprando en un supermercado de Washington.Tom Williams (GETTY IMAGES)
Miguel Jiménez

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ya había advertido recientemente que los últimos datos de inflación alejaban las rebajas de tipos de interés. Este viernes se ha conocido el último dato de precios que quedaba por publicar antes de la reunión del comité de política monetaria de la Reserva federal de la semana próxima. Se trataba del índice de precios del gasto personal (PCE), un deflactor del consumo privado que es el indicador preferido por la Fed. La cifra ha cumplido las previsiones. Eso significa que la inflación se enquista y las rebajas de tipos tendrán que esperar.

El índice PCE general ha aumentado tres décimas en el mes y la tasa interanual ha repuntado con ello desde el 2,5% hasta el 2,7%. Ha sido el tercer mes consecutivo en que el índice se ha movido a un ritmo superior al compatible con el objetivo de inflación del 2% de la Reserva Federal. Por su parte, el deflactor de los gastos personales sin energía ni alimentación se ha mantenido en el 2,8% interanual, tras subir también un 0,3% en marzo. Las cifras confirman lo apuntado por el índice de precios al consumo, que se conoció hace dos semanas.

La Reserva Federal mira con más atención al indicador de inflación PCE que al índice de precios al consumo (IPC). El índice PCE trata de tener en cuenta los cambios en la forma de comprar de la gente cuando la inflación aumenta. Puede reflejar, por ejemplo, cuando los consumidores cambian las marcas más caras por otras más baratas. En general, el índice PCE tiende a mostrar una tasa de inflación más baja que el IPC, en parte porque los alquileres tienen el doble de peso en el IPC.

En el último tramo del año pasado, la inflación parecía estar cediendo terreno y se acercaba al objetivo de estabilidad de precios del 2% establecido por el banco central. Sin embargo, desde comienzos de año los datos han ido en la dirección contraria. Powell habló al principio de baches en el camino, pero luego ha ido asumiendo que los problemas son mayores.

“Los datos recientes no nos han dado claramente una mayor confianza” en que la inflación se dirija de forma sostenible hacia el objetivo de estabilidad de precios del 2%, indicó la semana pasada en un acto paralelo a las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI). Al revés, hay indicios “de que es probable que se tarde más de lo esperado en lograr esa confianza”, añadió.

“Creemos que la política está bien situada para manejar los riesgos que encaramos”, dijo, pidiendo más tiempo para que la política restrictiva funcione y dejar que los datos vayan hablando. Sus comentarios se interpretaron como que no habrá rebajas inminentes, pero también parecían descartar subidas adicionales aunque la inflación siga enquistada.

Los inversores ya descartan una rebaja de tipos en las reuniones de mayo y junio y prácticamente también en julio. Todavía conceden algunas probabilidades a un movimiento en septiembre, pero cada vez son más los que lo dejan para noviembre, después de las elecciones presidenciales, o diciembre, según se deduce de las cotizaciones en el mercado de futuros de Chicago.

Tras la última reunión de política monetaria, Powell dejó claro que aunque es probable que el precio del dinero haya marcado su máximo de este ciclo (se encuentra en el 5,25%-5,5%, su máximo en 23 años) la primera bajada de tipos no puede hacerse a la ligera. Desde marzo de 2022, la Reserva Federal ha subido su tipo de referencia 11 veces para combatir la inflación más alta en cuatro décadas. Las subidas de tipos han sido también las más agresivas desde la década de 1980.

Los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Reserva Federal actualizaron en marzo pronósticos, que no les comprometen, sobre la evolución de los tipos. Mantenían la senda de tres recortes de 0,25 puntos de los tipos de interés hasta fin de año, aunque por los pelos, ya que 9 de los 19 miembros del comité esperaban una rebaja algo menor. Esos pronósticos se han quedado viejos con los últimos datos de inflación.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_