_
_
_
_
_

Vuelven las criptomonedas meme: Dogecoin ya vale tanto como Telefónica

La fiebre del bitcoin y las redes sociales impulsan una nueva ola especulativa hacia estos activos de alto riesgo

twitter dogecoin
Moneda con la imagen del perro que utiliza Dogecoin.REUTERS
Álvaro Sánchez

“A ver si se me pasa el FOMO”, dice un pequeño inversor mientras comparte un gráfico vertiginoso que muestra una impecable tendencia alcista. Habla de Pepecoin, la criptomoneda que más claramente ha captado la nueva ola de especulación salvaje hacia estos activos. Y utiliza las siglas de Fear of missing out —miedo a quedarse fuera— para expresar sus dudas sobre si comprar o no. Puede que ya sea demasiado tarde. O que siga subiendo. Aprovechando el buen momento del sector y la ebullición en redes sociales, sus movimientos son tan bruscos e impredecibles que hacen que el bitcoin parezca aburrido. Su precio, pasado el mediodía de este lunes, rondaba los 0,00000707 dólares, pero su valor de mercado superaba los 3.000 millones, según CoinMarketCap, gracias a una revalorización por encima del 400% en una semana.

La locura en torno a Pepecoin, que utiliza la controvertida imagen de la rana Pepe, declarada símbolo de odio por Estados Unidos en 2016 debido a su uso por parte de los supremacistas blancos, no es un hecho aislado. En los últimos días, coincidiendo con la cercanía a máximos históricos del bitcoin, ha regresado el frenesí por estas divisas digitales meme. Otros ejemplos son Dogecoin (+88% en una semana) o Shiba Inu (+173%). Ambas emplean la imagen de esta popular raza de perro japonesa. Y su valor de mercado haría llevarse las manos a la cabeza a cualquier experto en analizar los fundamentales de una empresa: Shiba Inu vale 15.000 millones de dólares (la undécima más grande), y Dogecoin 23.000 millones (la novena), tanto como Telefónica.

El fenómeno ha regresado con una fuerza inesperada cuando ya se le daba por muerto. Tuvieron una edad dorada en 2021, justo cuando se vivió otro momento de bum del bitcoin. En aquel entonces, Dogecoin llegó a valer 40.000 millones, y Elon Musk, fundador de Tesla, llegó a lanzar una encuesta sobre si la empresa de automóviles eléctricos debía aceptar Dogecoin como moneda para adquirir sus vehículos.

Se hablaba abiertamente de una burbuja por estallar. Y así ocurrió: el descenso fue tan pronunciado como la subida, causando fuertes pérdidas a los que compraron a destiempo. A su ocaso le siguió un tiempo de olvido, salvo algunos coletazos puntuales al alza, como cuando en abril de 2023 Musk apareció de nuevo cambiando el logo de Twitter por la imagen del perro de Dogecoin temporalmente, y su cotización remontó más de un 30%.

Ahora la hibernación parece haber concluido. Sus precios, a menudo repletos de decimales y ceros detrás de la coma, ayudan a que cualquier pequeña variación suponga ingentes pérdidas o cuantiosos beneficios. Pocas inversiones a día de hoy ofrecen un perfil de riesgo tan elevado, pero ese es precisamente su atractivo para una parte de los pequeños inversores en busca de emociones fuertes parecidas a las de un casino.

Euforia en Reddit

El fenómeno tira mucho de siglas. Junto al citado FOMO, sus seguidores citan mucho el YOLO —You only live once, o solo se vive una vez, en español—. En el foro Reddit es sencillo encontrar mensajes de algunos de los que buscan ganancias rápidas arriesgando parte de sus ahorros. “¡Vamos a liderar el ciclo alcista con esta moneda meme! Todavía estamos al comienzo. Esto no es nada. ¡Quita dos ceros más!”, afirma un usuario que dice ser dueño de 85 millones de Pepes —que hoy valen unos 600 euros—.

A esos comentarios repletos de emoticonos y exclamaciones —”¡A la luna!” está entre las más repetidas— se le unen otros más pragmáticos en los que intercambian información sobre en qué plataformas pueden comprarla. En dicho foro, uno de los más populares de EE UU, Dogecoin copa también muchos mensajes. Su canal tiene 2,4 millones de suscriptores, y el de Shiba Inu 492.000. Todo un ejército de particulares que potencialmente puede sumarse a la corriente, aun a costa de poner en peligro su dinero. “Vamos a empezar la fiesta”, dice el último mensaje en el canal SHIBArmy.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Álvaro Sánchez
Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_