_
_
_
_

El Ibex choca con los 9.200 puntos y retrocede un 0,7%

La atención del mercado sigue centrada en las negociaciones del techo de gasto en EE UU

Las principales Bolsas a 26 de mayo de 2023

Los inversores no encuentran motivos para sacudirse las dudas y abandonar la apatía de las últimas semanas. Con la mirada puesta en las negociaciones que mantienen republicanos y demócratas para evitar un impago el próximo 1 de junio, la prudencia es aún más necesaria. Aunque los nervios están a flor de piel, los inversores se muestran esperanzados. Después de que en las últimas jornadas las Bolsas europeas firmaran su peor sesión en dos meses, el acercamiento de posturas para elevar el techo de deuda en EE UU sirvió el viernes para espantar las dudas. El Ibex 35 subió un 0,82% y además de poner fin a tres sesiones consecutivas a la baja a punto estuvo de recuperar los 9.200 puntos. No obstante, esta recuperación no fue suficiente para salvar la semana. En las últimas cinco jornadas la Bolsa española retrocede un 0,65%.

En la recuperación del Ibex 35 tuvo mucho que ver el comportamiento del sector bancario. CaixaBank avanzó un 1,63%; Santander, un 1,33%; BBVA, un 1% y Sabadell, un 0,5%. Bankinter y Unicaja no escaparon a las ventas, pero lograron moderar las pérdidas al 0,6% y al 0,5%, respectivamente. No obstante, los mayores ascensos corrieron a cargo de Fluidra (2,1%), ArcelorMittal (1,8%) e Indra (1,67%). En el lado opuesto se situaron Solaria (-0,94%) y Sacyr (-0,89%).

El comportamiento de la Bolsa española se situó en línea con la del resto de índices europeos. Después de confirmarse que Alemania entró en recesión técnica en el primer trimestre el Dax se apeó de los récords registrados una semana atrás y retrocede un 1,79% en las últimas cinco jornadas, el peor balance en dos meses.

El sector del lujo empieza a apagarse y esto se está dejando sentir en la Bolsa francesa. El debilitamiento de las expectativas respecto al impacto de la reapertura en China y los avisos lanzados por algunas firmas de análisis pasaron factura a cotizadas como LVMH y Hermés. Estos descensos contribuyeron a que el Cac finalizara la semana con una caída del 2,3%. El FTSE británico cedió un 1,67; el Mib italiano, un 2,93% y el Euro Stoxx, un 1,32%. Es decir, la peor semana desde marzo.

Aunque en las últimas jornadas los movimientos de las Bolsas han llegado a ser más amplios, los volúmenes de negociación continúan siendo bajos. Es decir, los inversores prefieren mantenerse al margen y evitar sobresaltos.

Una jornada después de que las previsiones de Nvidia sirvieran de impulso para la recuperación del Nasdaq y el S&P 500, el viernes Wall Street avanzaba más de un 1% a media sesión. Las últimas informaciones apuntan a que los negociadores están cerca de llegar a un acuerdo para aumentar el límite de deuda durante dos años. Si se logra el pacto, el martes sería el día más probable para su votación en la Cámara de Representantes.

El avance en las conversaciones eclipsó el incremento que experimentó el índice de precios al consumo personal (PCE), una las variables más seguidas por la Reserva Federal. La tasa interanual subió al 4,4%, una décima más de lo esperado por el consenso del mercado. Los expertos señalan que este aumento es justo lo que menos le conviene a la Reserva Federal. Después de que las actas de la pasada reunión evidenciaran la profunda división que existe entre los miembros de la institución, día a día pierde fuerza la idea de una pausa a la subida de tipos. Los operadores han empezado a poner en precio una subida de las tasas en julio.

Las expectativas de tipos más altos no se limitan a EE UU. En las últimas jornadas varios miembros del BCE, entre los que se encuentra su presidenta, señalaron la necesidad de seguir subiendo las tasas para reducir la inflación. Esto contribuyó a que el bono español a 10 años sumara 13 puntos básicos, hasta el 3,6% mientras el alemán avanzó 11 y cerró en el 2,5%.

Michael Harnett, estratega de Bank of America, recomienda deshacer posiciones en el S&P 500. Según los datos de la entidad estadounidense, los inversores continúan retirando dinero de la Bolsa y traspasándolo a los fondos de deuda y monetarios. Los fondos de renta variable experimentaron reembolsos por tercera semana consecutiva por importe de 3.900 millones de dólares. En lo que va de año los monetarios han ingresado 756.000 millones de dólares, la mayor incorporación desde 2020. Por su parte los fondos de deuda experimentaron su novena semana consecutiva de entradas por valor de 9.500 millones.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_