El Ibex pone fin a dos semanas a la baja y recupera los 9.200 puntos

La Bolsa española sube un 0,95% en las últimas cinco sesiones

Carlos Cortinas Cano

Los reducidos movimientos fueron la seña de la identidad de las Bolsas durante gran parte de la semana. Una tendencia de la que consiguió desligarse el Ibex 35 el viernes, jornada en la que avanzó un 0,56%. Después de varias sesiones intentándolo a la tercera fue la vencida. El selectivo español logró rebasar la barrera de los 9.200 puntos y romper la tendencia bajista de las dos últimas semanas al revalorizarse un 0,95% en cinco sesiones.

La recuperación intenta abrirse camino, pero los interrogantes lejos de desaparecer aumentaron. A la calma tensa que impera en la banca regional de EE UU y las dudas sobre la capacidad de los bancos de rebajar el tono se suma ahora el enfrentamiento que mantienen republicanos y demócratas para elevar el techo de deuda y evitar que la primera economía del mundo incurra en un impago el 1 de junio. Aunque el consenso descarta este escenario, a medida que avanzan los días y no se alcanza un acuerdo aumentan los nervios. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, señaló en una entrevista a Bloomberg que, si el Congreso no logra un pacto, la calificación crediticia del país se vería perjudicada. No obstante, rechazó dar explicaciones sobre qué haría el departamento que dirige si EE UU no puede hacer frente a sus obligaciones.

Pero más que las cuestiones macroeconómicas, lo que movió a la Bolsa española durante la semana fueron las referencias corporativas. Con la campaña de resultados entrando en la recta final, Grifols fue el gran protagonista de la semana. Aunque la compañía de hemoderivados cerró el primer trimestre con unas pérdidas del 108,3 millones, los inversores premiaron el plan de ajustes puesto para reducir la deuda y mejorar los márgenes. La firma avanzó un 16,95% semanal. Un escalón por debajo se situó Fluidra que avanzó un 7,4% en cinco jornadas después de confirmar que mantiene sus previsiones para el año. El pódium de los valores más alcista lo cierra BBVA. La entidad que preside Carlos Torres sube un 4,9% antes de conocer el resultado de las elecciones turcas de este fin de semana.

En el lado de los descensos sobresalió Meliá que con una caída del 5,56% el viernes, amplía las pérdidas semanales al 8,15% después de quedarse a las puertas de decir adiós a las pérdidas en los tres primeros meses del año. Le siguieron de cerca Colonial (-4,57%) y Telefónica (-3,65%).

El comportamiento del Ibex 35 se mantuvo en línea con el registrado por las Bolsas europeas. Aunque el viernes las firmas del lujo prolongaron el rally después de conocerse que Ritchemont, el propietario de Cartier, había superados las expectativas, el Cac francés limitó al 0,45% las ganancias en la recta final de la semana. Por su parte el Dax alemán avanzó un 0,5%; el FTSE británico, un 0,31% y el Mib italiano, un 0,92%.

Al cierre de los mercados europeos, Wall Street cotizaba en negativo. Aunque los interrogantes que genera la banca estadounidense y las expectativas de que la Reserva Federal haga una pausa a la subida de tipos ha servido de catalizador para las firmas tecnológicas, los analistas de Bank of America aconseja cautela. Los estrategas del banco consideran que un periodo prolongado de declive económico en EE UU pasará factura a las tecnológicas tal y como sucedió en 2008. Este aviso se produce en una semana en la que los fondos orientados a las tecnológicas han experimentado entradas de dinero por valor de 3.800 millones de dólares, la mayor cuantía desde diciembre de 2021. Por su parte, la agitación que vive la banca regional estadounidense llevó a los inversores a retirar 2.100 millones de los vehículos orientado a las cotizadas financieras, la mayor salida en 12 meses.

Día a día son más las firmas de análisis que dudan de la capacidad de la Fed para poner fin a alza de los tipos. Aunque la inflación se moderó en abril por décimo mes consecutivo hasta situarse en el 4,9%, continúa lejos del objetivo del 2%. Asimismo, el mercado laboral sigue estando fuerte lo que limita la capacidad de enfriamiento de la economía. Más que recesión, el mercado está empezando a poner en precio es la estanflación. Una idea que cobró fuerza el viernes después de conocerse que la economía británica había avanzado un 0,1% en el primer trimestre del año mientras la inflación en Francia y España se situaron en abril en el 5,9% y 4,1%. En el mercado de deuda las rentabilidades apenas experimentaron cambios. El bono español a 10 años cerró en el 3,35% mientras el alemán al mismo plazo se sitúa en el 2,27%.

El gas vive su peor racha desde 2020

El gas natural retrocede un 9.97% en las últimas cinco jornadas y firma seis semanas consecutivas a la baja, su peor racha en tres años. Este pobre desempeño se explica por la débil demanda incluso cuando los precios del combustible son más atractivos que el carbón para la generación de energía. Las altas reservas de combustible y los amplios suministros de gas natural licuado han ayudado a mantener los precios bajos control. Pero los problemas meteorológicos siguen siendo un factor persistente. El verano pasado, Europa se enfrentó a un alza de las temperaturas extremas y una elevada sequía, algo que terminó pasando factura a la energía hidroeléctrica y algunas plantas nucleares, lo que reforzó el uso de combustible fósil para generación eléctrica.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela
Normas

Más información

Archivado En