_
_
_
_
_
Renta fija

El mercado pone bajo presión la deuda de alto voltaje de los bancos europeos

Los CDS de Credit Suisse regresan a la calma después de dispararse ayer

CDS y Cocos
Carlos Cortinas Cano

Las turbulencias registradas en la banca pequeña y mediana de Estados Unidos han acabado llegando al sector europeo. El mercado volvió ayer a elevar la presión sobre Credit Suisse, entidad que desde hace meses vive inmersa en un proceso de reestructuración que ponga fin a la crisis financiera y de reputación que atraviesa la entidad. El banco profundizó ayer su castigo en Bolsa y se dejó un 24,24%, una fuerte penalización que disparó el coste de sus credit default swaps (CDS), derivados de crédito para cubrir el riesgo de impago de su deuda y hundió aún más su deuda de más riesgo, arrastrando por el camino a la deuda y a los seguros de impago del resto del sector europeo.

De poco sirvieron las declaraciones del consejero delegado de la entidad, Ulrich Körner, quien apuntó que “nuestro capital y nuestra base de liquidez son muy sólidos”. “Cumplimos y superamos básicamente todos los requisitos regulatorios”, insistió. Horas después, y con los mercados ya cerrados, se conoció el compromiso del Banco Nacional de Suiza de poner a disposición de la entidad todo la liquidez que sea precisa.

Donde más se percibió la incertidumbre de los inversores fue en los seguros de impago a un año de Credit Suisse, que llegaron a dispararse ayer hasta los 3.703 puntos básicos en niveles intradía tras conocerse el anuncio de barra libre de liquidez para la entidad por parte del Banco Nacional de Suiza, muy lejos de los 505 puntos básicos a los que cotizaban a comienzos de año. El fuerte castigo registrado no hace más que elevar las probabilidades de default de la entidad.

El mercado pone en precio las dudas sobre la evolución a corto plazo de la entidad, puesto que los CDS a cinco años de Credit Suisse registran una escalada más moderada. Ayer subieron hasta los 975 puntos básicos, frente a los 373 de hace solo una semana.

Los inversores también pusieron en su punto de mira la deuda con capacidad para absorber pérdidas de la entidad –los bonos contingentes convertibles (cocos, en la jerga). Un tipo de deuda –por definición eterna– con capacidad para absorber pérdidas en caso de que la solvencia de la entidad baje de un determinado nivel, pues se convierten automáticamente en acciones. La emisión de cocos con vencimiento en julio de este de Credit Suisse cotiza ya al 36,93% del nominal. En solo un mes acumula un recorte del 59%.

Un castigo que también llegó al resto de deuda de la entidad. Es el caso de sus emisiones de bonos sénior, que cotizan ya con un descuento del 50%. “Los bonistas se van a llevar un buen afeitado”, comenta José Ramón Iturriaga, gestor de fondos de Abante Asesores y especializado en el sector bancario.

Las turbulencias que azotan a Credit Suisse tuvieron su efecto arrastre en el resto del sector bancario europeo, que lideró los recortes en Bolsa y registró fuertes vaivenes en su deuda de alto riesgo, aunque en mucha menor medida.

Los cocos de BNP Paribas con vencimiento en junio de 2023, que pagan un cupón anual del 7,37%, cotizan al 97% del nominal, lejos del 99% de comienzos de año. Si bien, aún se sitúan lejos del 79,2% al que llegaron a cotizar en marzo de 2020 con el estallido de la guerra en Ucrania.

La inestabilidad también lastra la evolución de la deuda de mayor riesgo de la banca española. La emisión de cocos de Unicaja realizada en noviembre de 2021, y que cuenta con un cupón del 4,87%, cotiza ya en el 72% del nominal. Si bien, aún no toca los niveles registrados el pasado mes de octubre (66%) cuando arrancaron las dudas sobre la reestructuración de Credit Suisse y se aceleraban las dudas sobre el proceso de normalización monetaria realizado por los bancos centrales para atajar la escalada inflacionista. Una mecha que provocó entonces que los inversores optaran por la prudencia y se deshicieran de sus posiciones de mayor riesgo.

En la misma línea, la emisión de deuda contingentemente convertible de Sabadell emitida en noviembre de 2021 ha pasado de cotizar al 80% la pasada semana a hacerlo al 75%. Más moderación se registra en el comportamiento de los cocos de Santander y BBVA colocados este año. La emisión de 1.000 millones de euros realizada por Santander en septiembre de 2021, con un cupón del 3,625%, cotiza al 64,3% del nominal. Por su parte, los 1.000 millones de euros en cocos emitidos por BBVA en 2018, que pagan el 5,87%, cotizan al 95% de su nominal, frente al 98,9% de arranque de año.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Laura Salces
Es jefa de sección de Mercados/Inversión de Cinco Días, donde ha ejercido la mayor parte de su trayectoria profesional. Entre 2017 y 2020 coordinó también la sección de Economía y previamente estuvo especializada en empresas turísticas.

Archivado En

_
_