_
_
_
_
_

Nuevo varapalo al Ibex, que cae más del 4%, el mayor recorte desde noviembre de 2021

La aversión al riesgo se impone en unos mercados ya tocados por la crisis bancaria en EE UU

Bolsa de Madrid
Palacio de la Bolsa de Madrid.Ricardo Rubio (Europa Press/Getty Images) (Europa Press via Getty Images)

La banca no puede sacudirse los temores provocados por el colapso Silicon Valley Bank. Las dudas sobre el futuro de Credit Suisse y la negativa de su primer accionista, el saudí SNB, a prestarle más ayuda sembraron la desconfianza en los mercados, echando por tierra ayer la falsa tranquilidad registrada el martes.

El castigo a la entidad se dejó sentir también en sus CDS (seguros de impago) que se dispararon 1.000 puntos básicos, así como en la deuda destinada a absorber pérdidas (bonos contingentes convertibles). Como si de un efecto dominó se tratara, las dudas sobre el banco tuvieron su réplica en el sector europeo, que se dejó en Bolsa un 6,92%, el mayor descenso desde el estallido de la guerra en Ucrania. En dinero contante y sonante los bancos europeos evaporaron más de 64.100 millones.

La debacle de los bancos se dejó sentir en todas las Bolsas, pero volvieron a ser el Mib y el Ibex, los índices más bancarizados, los que sufrieron el mayor castigo. El selectivo español retrocedió un 4,37%, el mayor descenso desde noviembre del 2021. En apenas cuatro jornadas la Bolsa española ha dicho adiós a más de 660 puntos. Es decir, ha pasado de coquetear con los 9.500 puntos a desfondarse a mínimos del pasado enero. En cuestión de días el Ibex ha pasado de ganar un 15% en lo que va de 2023 a reducir las ganancias al 6%. El comportamiento del Ibex se mantuvo en línea con el resto de índices. El Dax cedió un 3,27% y el Cac, un 3,58%.

Hoy a las dudas de la banca se suma el derrumbe de Inditex, que pierde un 5,11%. El mercado no ha visto colmadas las exigentes expectativas que deposita en la compañía, que en 2022 mejoró su beneficio neto un 27%, hasta los 4.130 millones, y que incrementó la facturación un 17,5%, hasta 32.569 millones. Pero los auténticos farolillos rojos del mercado son los valores bancarios, protagonistas de las últimas jornadas bursátiles a raíz de la crisis financiera de EE UU. Sabadell cede un 10,49%, BBVA; un 9,6%; Santander, un 6,89%; CaixaBank, un 6,72% y Bankinter, un 6,46%. Al igual que sucedió el lunes, este miércoles solo un valor escapa a los recortes. Iberdrola suma un escaso 0,14%.

Mientras la exposición de la banca europea a SVB es muy reducida, Credit Suisse es uno de los grandes jugadores a nivel mundial. Nuria Álvarez, analista de Renta 4, comenta que se trata de una entidad sistémica europea con la que es más fácil que los bancos españoles mantengan relaciones. Una hipotética quiebra arrastraría al resto de bancos.

La firma suiza, en proceso de reestructuración para salir de su crisis financiera, realizó el diciembre una ampliación de capital de 2.200 millones de francos suizos (2.220 millones de euros) para tratar de calmar a los mercados, la segunda en dos semanas. Sin embargo, esa llegada de dinero fresco, suscrito en parte por los saudíes, no terminó de calmar los nervios. En lo que va de año, las acciones del segundo mayor grupo bancario suizo se han desplomado casi un 30%. Los swaps de incumplimiento crediticio (CDS) a cinco años para el banco insignia suizo alcanzaron un nuevo récord, lo que pone de relieve la creciente preocupación de los inversores. Los operadores han llegado a precios de 1.200 puntos básicos en los swaps de incumplimiento crediticio a un año. Los CDS o seguros de impago son instrumentos financieros que sirven a los inversores para cubrirse de una eventual quiebra.

Además, el pánico de los inversores está removiendo de nuevo el mercado de deuda. El bono de Estados Unidos baja del 4,3% al 4% y vuelven, como el lunes, las previsiones de que la Fed no subirá los tipos la próxima semana en, incluso, podría bajarlos. El BCE, por su parte, se reúne mañana, pero el consenso de mercado apunta a que la situación no apremia tanto como para que cambie los planes de subir medio punto. Queda por ver si Christine Lagarde modifica su discurso, extremadamente duro con la inflación, para no añadir más presión a los mercados financieros.

En el mercado de deuda, el interés del bono alemán a largo plazo baja hasta el 2,18%, mientras que el español también cae hasta el 3,6%.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_