_
_
_
_
En colaboración conLa Ley
Cine y Derecho
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Derecho y Moda: ‘Cristóbal Balenciaga’ y ‘The New Look’

Se trata de dos series brillantes y amenas que hablan sobre el inicio de los grandes creadores de una industria que hoy mueve miles de millones de euros

Serie Cristobal Balenciaga
Disney+

El derecho de la moda es una rama del derecho corporativo que, dada la importancia del sector de actividad empresarial al que se dedica, cada vez está siendo objeto de mayor atención por firmas nacionales e internacionales que ya cuentan con departamentos específicos en esta materia así como por boutiques legales especializadas.

En los últimos meses dos estupendas series, muy diferentes entre sí, han venido a coincidir en relatarnos la historia del nacimiento de los pioneros de la alta costura. La primera de ellas ha sido Cristóbal Balenciaga, que narra la historia del modisto vasco desde la apertura de su casa de moda en París hasta su jubilación a través de las pocas entrevistas que concedió el misterioso diseñador. La segunda es una serie producida por Apple TV: The New Look. Esta serie narra las vicisitudes de otros dos gigantes de la moda, Christian Dior y Coco Chanel, durante la ocupación nazi de París en la Segunda Guerra Mundial y tras la liberación de la capital francesa por las tropas aliadas.

Cristóbal Balenciaga, producida por Disney, es un prodigio estilístico y de interpretación. La serie cuida al extremo los detalles de dirección artística y basándose en los modelos y creaciones del modisto nos traslada al exclusivo universo de la alta costura en París y, posteriormente, en Nueva York. La serie no solo expone de una forma visualmente hipnótica las creaciones del diseñador vasco, interpretado magistralmente por Alberto San Juan, sino que indaga en la personalidad de Balenciaga, sus obsesiones, sus relaciones, su rechazo a la fama y a la exposición pública, y nos relata hitos importantes en su carrera como el diseño del traje de la reina Fabiola de Bélgica o el acuerdo con Air France para diseñar los uniformes de las azafatas de vuelo.

Por su parte The New Look, bajo el envoltorio de drama de espionaje durante la contienda bélica, nos narra tanto los inicios del diseñador Cristian Dior como los problemas que la famosa Coco Chanel tuvo al ser acusada de colaboracionista cuando los aliados liberaron París de la ocupación nazi.

En esta serie es la situación bélica la que permite relatar las historias de ambos protagonistas y sus familias y conocidos, y como concentran sus esfuerzos en proteger a sus seres queridos e intentar que su negocio sobreviva, y aceptar o no la dudosa decisión moral de vestir a las esposas de los militares nazis. Esta crítica decisión para la supervivencia de la alta costura en el París ocupado que vehicula casi toda la serie The New Look es también es objeto de tratamiento, pero en un único capítulo, en Cristóbal Balenciaga.

Así, mientras Cristóbal Balenciaga indaga en el personaje y en sus diseños, siendo un recorrido casi museístico por las creaciones y logros del autor, The New Look es una historia humana sobre cómo viven los protagonistas en el convulso París ocupado y como, pese a toda la miseria y los dramas personales y familiares que la guerra conlleva, estos creadores logran sobreponerse a las circunstancias y poner los cimientos para hacer florecer firmas que acabarán siendo icónicas en el mundo del lujo.

Desde el punto de vista legal resulta muy interesante observar temas que ya surgen en los inicios de la industria de la alta costura: la aportación de capital por socios distintos de los modistos creadores y las diferencias y rupturas con estos últimos, que pretenden el control de sus obras y de su negocio. La protección de sus obras como propiedad industrial para evitar las copias, y como incluso hay un momento en que prohíben la asistencia de la prensa a sus desfiles para evitar los plagios.

La comercialización a gran escala de diseños exclusivos de la alta costura, que conlleva la llegada del prêt à porter y que supone industrializar el negocio de la moda de lujo y generar alianzas para permitir esa distribución más masiva. La creación de franquicias, como perfumes, que bajo el nombre de los diseñadores les permite diversificar sus fuentes de ingresos, o las dificultades para encontrar los sucesores en sus negocios, y con ello dar la entrada a una nueva generación. En este punto es realmente impresionante el capítulo de Balenciaga y sus explicaciones sobre porque cierra su casa de moda.

En definitiva, dos series brillantes y amenas que nos hablan sobre el inicio de los grandes creadores de una industria, como la de la moda, que hoy mueve miles de millones de euros, pero que comenzó con artistas con una visión única en su pequeños talleres de costura.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_