_
_
_
_

Trucos para hacer la maleta al estilo Marie Kondo

Un 66% de los españoles experimenta problemas a la hora de preparar el equipaje, según una encuesta

Manme Guerra
Detalle de una maleta organizada por María Zamora.
Detalle de una maleta organizada por María Zamora.Jose Antonio Rojo @rojofoto.es

Los días de vacaciones están cada vez más cerca y casi se pueden tocar ya con la punta de los dedos. En estas fechas la mente viaja sola a ese destino en el que relajarse y olvidarse de la rutina. Pero antes de llegar hasta ese deseado momento hay una tarea que puede crear más estrés del deseado: hacer las maletas. Con las restricciones de las aerolíneas, que ahora también aplican algunas compañías de tren, el equipaje llega a ser un quebradero de cabeza. No en vano, el 66% de los españoles experimenta problemas a la hora de preparar la maleta, una labor a la que la mitad de los consultados dedica entre una y dos horas, según una encuesta encargada por Trainline, una aplicación de venta de billetes de tren y autobús.

Para no acabar perdiendo los nervios y echando más ropa de la necesaria, u olvidando algún objeto, la organizadora profesional María Zamora aporta una serie de consejos útiles siguiendo su método KoraKora, que combina las enseñanzas de Marie Kondo con la cultura española.

El primer consejo es no dejar la maleta para última hora, como suele hacer una mayoría de los encuestados. Es importante que días antes del viaje se dedique un tiempo a pensar qué planes se van a hacer durante las vacaciones y cuál es el estilismo más adecuado para ello.

María Zamora con un ejemplo de maleta para una escapada de cinco días a una ciudad con playa.
María Zamora con un ejemplo de maleta para una escapada de cinco días a una ciudad con playa.

Una vez con los planes claros, el consejo de Zamora es elegir la ropa teniendo en cuenta su armonía cromática. Que una misma prenda se pueda combinar de varias formas para así “tener casi el doble de conjuntos con poca ropa”, explica la organizadora, que añade que en este punto ayudará si se tiene el armario previamente organizado y simplificado.

A la hora de saber cuántas prendas echar, la máxima de Zamora es no sobrepasarse. Nada de meter en la maleta los típicos por si acaso. Limitarse a los conjuntos que se han decidido con antelación. No hace falta llevar diez bikinis si se va a ir a la playa tres o cuatro días. El 42% de los viajeros consultados no suele calcular bien y acaba llevando más equipaje de la cuenta. Ropa que luego no se ponen, pero ocupa espacio y acaba volviendo a casa sin salir de la maleta, pero más arrugada.

Hay que poner encima de la cama las prendas ordenadas según los conjuntos y los usos que se les va a dar. Es decir, si es un estilismo para llevar de noche o para la playa. Zamora divide la maleta en dos, una parte solo para ropa y la otra para zapatos, complementos o los útiles de aseo. Y siempre coloca las mismas cosas en los mismos sitios, para saber dónde buscar sin tener que revolverlo todo. En el caso de la ropa interior y el pijama sugiere utilizar contenedores cuadrados.

Uno de los trucos más importantes es saber cómo doblar la ropa, para lo que es imprescindible, en opinión de la organizadora, tener un doblador. Al colocarlo sobre la ropa servirá de medida para saber por dónde doblar, y una vez cogido el ancho adecuado ya solo es enrollar la prenda y guardarla en vertical. Nada de hacerlo a la manera tradicional que se ve en las tiendas. Zamora tiene diversos vídeos en sus perfiles sociales en la que enseña cómo hacerlo.

Una vez doblada, se va metiendo en la maleta ordenada por conjuntos, días y uso que se le va a dar. Así, si el viaje exige cambiar constantemente de alojamiento, solo habrá que sacar la ropa de esa jornada y luego se vuelve a poner en su lugar. Y en el caso de la ropa interior usada, nada de guardarla echa un gurruño. Hay que volver a meterla doblada en una bolsa diferente, que puede usarse, además, para separar las prendas que están sucias de la que aún no se ha usado.

Detalle de la maleta con la ropa guardada en vertical.
Detalle de la maleta con la ropa guardada en vertical.

Para el neceser, su consejo es usar mini envases clasificados por colores. Por ejemplo, amarillo para la crema hidrante o el protector solar y azul para el champú del pelo. Y defiende que no es necesario volcar en el estuche todas las cremas que se usan en casa en la rutina diaria de belleza. Con una hidratante es suficiente por unos días, según ellas.

Uno de los grandes enemigos de las maletas pequeñas son los zapatos. Su solución es dejar a un lado las bolsas de plástico o tela y optar por usar calzas de quirófano, que se puede comprar en las farmacias y se adapta al zapato, sin ocupar más espacio del necesario.

Los accesorios, como cinturones o collares, los coloca aprovechando los huecos que vayan quedando y recomienda que para que las joyas no se acaben enredando, lo mejor es meterlas de manera individual en pequeños frascos, como los que se usan para llevar cremas.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Manme Guerra
Redactora de la sección Fortuna, donde escribe de recursos humanos, empresas, sostenibilidad, lujo y estilo de vida. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País. Ha trabajado en El País, Vozpópuli, Microsoft News y la revista ¡HOLA! antes de incorporarse a Cinco Días en 2022.

Más información

Archivado En

_
_