_
_
_
_

Marruecos lanza la carrera por el hidrógeno verde con una primera oferta de 300.000 hectáreas

El Gobierno de Rabat impulsa la energía sostenible generada en grandes plantas solares y eólicas del sur del país

Juan Carlos Sanz
Instalaciones de fabricación de hidrógeno verde
Instalaciones de fabricación de hidrógeno verdeaudioundwerbung (Getty Images/iStockphoto)

Marruecos ha lanzado la carrera en el norte de África por el hidrógeno verde, un combustible limpio fabricado a partir de energías renovables, mediante una oferta en primera fase de adjudicación de 300.000 hectáreas de terrenos públicos, principalmente en el desértico sur del país. Una circular oficial difundida el lunes por el Gobierno de Rabat ha puesto así en marcha un plan estratégico, diseñado hace más de un año, que prevé un millón de hectáreas destinadas a proyectos de empresas marroquíes y extranjeras relacionados con el hidrógeno verde.

La primera oferta pública de adjudicación, que se pretende llevar a cabo en el tercer trimestre de este año, se dividirá en lotes de entre 10.000 y 30.000 hectáreas. Marruecos se compromete a crear las infraestructuras necesarias para distribuir y exportar la nueva fuente de energía y ofrecer incentivos económicos y exenciones fiscales los titulares de los proyectos entre el centenar de compañías que, según un comunicado del Gobierno, han mostrado interés por los planes de fabricación de hidrógeno verde en el país magrebí.

Enagas e Iberdrola tienen proyectos en este sector. En mayo del año pasado, la compañía francesa TotalEnergies anunció una inversión de 9.400 millones de euros en una planta de hidrógeno en Marruecos para su exportación hacia Europa. Un mes después, la empresa pública OCP, que explota los ricos yacimientos de fosfatos del país magrebí, hizo pública una inversión de 7.000 millones de euros en el mismo campo de las energías renovables.

En este primer paso efectivo, el primer ministro Aziz Ajanuch ha encargado a la Agencia Marroquí para el Desarrollo Sostenible la coordinación del programa de hidrógeno verde, en tanto que organismo transversal sobre otros departamentos ministeriales, según precisa el portal informativo digital Le Desk. Marruecos aspira ahora a situarse como “un actor mundial competitivo en uno de los sectores más prometedores de la energía”, asegura el diario especializado L’Economiste, “pero también en un líder de transición energética mediante la reconfiguración de los flujos” de la energía.

El mercado del hidrógeno tiene un gran potencial de crecimiento en el país norteafricano, dadas las condiciones climáticas favorables para la generación de energías renovables y la proximidad a Europa, según un informe del ICEX, España Exportación e Inversiones, la empresa pública que promueve la internacionalización de las compañías españolas.

El hidrógeno verde puede utilizarse como combustible para vehículos, para generar electricidad o para usos industriales. Marruecos se ha fijado el objetivo de producir 10 gigavatios de energías renovables para 2030, lo que equivale a la electricidad necesaria para generar hasta un millón de toneladas de hidrógeno verde al año. Un estudio encargado por la Comisión Europea señala que Marruecos puede superar la producción de hidrógeno verde de España en más de un 30% en torno a 2050, y llegar a asumir más del 5% de la demanda europea.

Energía limpia y sostenible

Se trata de una fuente de energía limpia y sostenible que se produce mediante la electrólisis del agua, en un proceso que utiliza electricidad para separar sus elementos constituyentes: hidrógeno y oxígeno. Contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero con los medios actuales la producción de hidrógeno verde es unas 10 veces más cara que la extracción de gas natural, por lo que sus costes aún deben reducirse para que sea competitivo.

Además, la escasez de agua en Marruecos, que sufre una sequía histórica en los últimos años, ha dejado los embalses en un nivel medio del 26%, nueve puntos menos que hace un año en estas mismas fechas. Las autoridades han empezado a aplicar medidas restrictivas, como el cierre de los baños públicos y la prohibición del riego de algunos cultivos y de parques públicos. Por esta razón, el Gobierno de Rabat ha encomendado al Ministerio de Equipamiento Público y del Agua un plan para ajustar las necesidades de agua de los proyectos de hidrógeno verde a la producción de las desaladoras operativas y las previstas en el futuro en las costas del país.

La región fronteriza con el Sáhara Occidental de Guelmín-Río Nun, que incluye las ciudades de Ifni y Tan Tan, se perfila como el principal foco de desarrollo de proyectos de hidrógeno verde en el sur de Marruecos, según revela el semanario Tel Quel. El éxito de todos estos planes sobre energías renovables dependerá de la financiación externa, de acuerdo con la misma publicación, que cita al Banco Alemán de Desarrollo y al Banco Europeo de Desarrollo (BEI) como entidades de crédito interesadas. “Hemos iniciado los contactos para identificar las oportunidades y el apoyo que podemos prestar a los proyectos”, declara Adrien de Bassompierre, jefe de la delegación del BEI en Marruecos.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz
Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_