_
_
_
_

Nostalgia post-brexit: la crisis económica moviliza la opinión de los británicos a favor de volver a la Unión Europea

El número de británicos que quieren volver a formar parte del club comunitario va en aumento, en gran parte debido a la debacle económica que ha supuesto para la economía de su país salir del mercado único y a las barreras burocráticas

El primer ministro de Reino Unido Rishi Sunak y la Presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen
El primer ministro de Reino Unido Rishi Sunak y la Presidenta de la Comisión Europea Ursula von der LeyenCHRIS J. RATCLIFFE / POOL (EFE)
Luis Alberto Peralta

En 2016, las principales voces del Brexit prometían “recuperar la soberanía” y convertir al Reino Unido en una nueva potencia comercial y financiera, que sería eje y bisagra para las economías occidentales con el mundo. Hoy, siete años después, la realidad es opuesta. Las estimaciones más positivas apuntan a que su economía es un 2% o 3% más chica de lo que hubiese sido si no se hubiera producido su salida de la Unión Europea (unos 80.000 millones de dólares). Mientras tanto, las más negativas estiman que podría ser un 5% y que el PIB per cápita es 1.200 dólares inferior a lo que hubiera sido si permanecían. En este contexto, una fuerte corriente europeísta está surgiendo entre los súbditos del rey Carlos III, y una gran parte de ellos incluso pide un nuevo referéndum en el corto plazo.

“Dado que la economía británica estaba tan integrada en el mercado único, prácticamente todos los sectores se han visto afectados por el Brexit”, explica Luke Bartholomew, Economista Senior de Abrdn a CincoDías. Según el experto, las industrias exportadoras, en general, se han visto afectadas negativamente, ya que les resulta más difícil comerciar con la Unión Europea (UE) y mantener su lugar dentro de las complejas cadenas de valor inter-UE, donde los bienes cruzan las fronteras varias veces como parte de los procesos de producción.

El sector financiero también se ha visto afectado por la pérdida de acceso al pasaporte europeo y otros aspectos del mercado único de servicios. No obstante, de momento el golpe al no ha sido tan grave como se temía. “Las exportaciones de servicios financieros del Reino Unido a la UE han caído más de un 15%, pero parte de esta caída se ha compensado con otros mercados. Esto ha contribuido a mantener el sector por encima del 8% del PIB, y a que la pérdida de empleos sea menor de lo previsto. Las reformas de Edimburgo son modestas, pero aprovechan la nueva libertad normativa del Reino Unido”, asegura Bartholomew.

No obstante, desde Abrdn señalan que la inversión ha sido mucho más débil, una situación que ha lastrado la demanda y ha supuesto una menor formación de capital que debilitará el crecimiento futuro. “El menor crecimiento ha dañado la posición financiera del gobierno, lo que en última instancia significa mayores impuestos y menor gasto público a lo largo del tiempo. Es posible que el Reino Unido pueda compensar algunas de las pérdidas del Brexit con un régimen normativo y una política comercial más eficientes con el resto del mundo, pero hasta ahora hay pocos indicios de que estos efectos potencialmente positivos se materialicen”, explica el experto.

El sector farmacéutico también se ha visto golpeado por la pérdida de escala de mercado que supone la existencia en el Reino Unido de un marco regulador independiente, indican desde Abrdn. De forma similar, la agricultura se ha visto afectada por la pérdida de acceso a la mano de obra gracias a la libre circulación de personas.

“Principalmente han perdido la oportunidad de acceder al mercado único y por eso muchas empresas británicas están trasladando sus sedes a Europa. Las empresas ahora tienen un verdadero problema en cuanto a exportaciones e importaciones. Por ejemplo, su asociación de agricultores dice que los alimentos ya se han encarecido un 6% y se van a seguir encareciendo. Va a haber una presión muy fuerte sobre el sector alimentario. Es bastante frecuente que se pueda mantener la actividad empresarial, pero en condiciones penosas”, asegura Juan Ignacio Navas, letrado socio director de Navas y Cusí Abogados, especializado en derecho de la Unión Europea.

Asimismo, el Brexit también ha afectado de forma desproporcionada a las pequeñas y medianas empresas. “El sector manufacturero se vio aislado de su principal socio comercial por el aumento de las barreras arancelarias y no arancelarias, lo que redujo aún más su pequeño peso en la producción económica del Reino Unido a por debajo del 10%. Las pequeñas empresas tuvieron menos flexibilidad para adaptarse, vieron caer sus cifras a su nivel más bajo en seis años, pero aún emplean al 59% de la fuerza laboral”, responde Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro a este periódico.

Nostalgia Europea

El arrepentimiento surge incluso entre algunos que votaron a favor del Brexit. Según una encuesta reciente de la empresa YouGov, la mayoría de los británicos (55%) dice que, si el referéndum sobre la UE se celebrara ahora, votarían a favor de permanecer dentro. Asimismo, el 26% opina que debería celebrarse un referéndum sobre el tema antes de finales de 2023 y un 39% opina que se debe hacer en los próximos cinco años.

“Una gran mayoría de votantes más jóvenes es pro-europea y esto solo aumentarán a medida que pase el tiempo y que el Brexit cause cada vez más daño a nuestra economía y a las oportunidades individuales”, responde Nick Harvey, jefe ejecutivo de European Movement UK, una organización transpartidaria y pro-europea británica con 21.000 militantes más de 270.000 simpatizantes a CincoDías.

Las respuestas recopiladas por otra encuesta de la misma empresa también indican que, si se convocara un nuevo referéndum, el 51% de los británicos votaría a favor de reincorporarse, en comparación con el 32% que votaría a favor de permanecer fuera. “Se trata de un cambio sustancial con respecto a principios de 2021, momento en el que los británicos estaban divididos en un 40% en contra de unirse a la UE y un 42% a favor. En aquel entonces, el 8% de los votantes del Brexit habrían votado a favor de volver a unirse; ahora el 18% lo haría”, indican desde YouGov.

“Los ciudadanos del Reino Unido han perdido todos los derechos y oportunidades de la ciudadanía de la UE: entre otras cosas, el derecho a trabajar, estudiar y jubilarse en Europa, el derecho a ir de vacaciones sin largas colas en las fronteras, y el derecho a la protección ambiental de la UE; por ejemplo, desde el Brexit, los ríos y playas del Reino Unido han sufrido grandes aumentos en los vertidos de aguas residuales”, asegura Mark English, portavoz de European Movement UK.

Justamente, la gran insatisfacción se debe también a la montaña de burocracia que los británicos, tanto dentro como fuera de su territorio, tienen que soportar tras el Brexit. “Boris Johnson puso su propia fecha para salir de la UE, y para cumplir con ella no negociaron ni pensaron en muchos de los asuntos. Desde entonces estamos sufriendo”, afirma Anne Hernandez, presidenta de la asociación Brexpats in Spain, un colectivo de nacionales británicos formado en 2016 para afrontar las dificultades del Brexit.

“Por ejemplo, algunos estamos esperando hace un año para darnos de alta en la seguridad social española. Los mayores a veces no entienden la tecnología ni el español. En su caso es mucho más difícil y es muy complicado contratar un seguro privado siendo mayor de 70 años. También es mucho más difícil para las personas que han montado o quieren montar empresas aquí. Incluso, hay problemas con las credenciales de los discapacitados o para renovar el carnet de conducir”, explica Hernández.

¿Es viable volver?

Los expertos consultados coinciden en que es viable que el Reino Unido vuelva a la Unión Europea. Sin embargo, si esta situación se llegara a dar, los británicos tendrían que aplicar como cualquier otro país. En este contexto, se tendría que iniciar un proceso similar al que están atravesando actualmente países como Ucrania, Albania, Moldavia o Montenegro.

Sin embargo, el eventual camino de vuelta a la unión no necesariamente será sencillo. “Como el Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero de 2020, ahora se considera un tercer país según la legislación de la UE. Si algún día quisiera volver a unirse, lo haría a través del marco establecido por el Artículo 49. Pero esto es solamente una parte del proceso de membresía. Los criterios de Copenhague de 1993 también describen algunos de los requisitos para ser miembro de la UE. Los estados candidatos también pueden estar sujetos a otras condiciones específicas”, afirman los expertos del think tank británico Institute for Government (IFG).

Desde IFG afirman que posiblemente el Reino Unido tendría que cumplir algunos requisitos adicionales. “Unirse al área del Euro y Schengen son requisitos para los nuevos estados miembros, aunque Dinamarca tiene la opción de no participar en el Euro e Irlanda tiene la opción de no participar en Schengen. Croacia, Chipre, Rumania y Bulgaria aún no se han adherido al espacio Schengen, pero están legalmente obligados a hacerlo”, señala Georgina Wright, investigadora del IFG. Asimismo, Wright destaca que, además, Londres tendría que volver a negociar todos los reembolsos y exclusiones que tenía cuando era miembro de la UE, pero esta vez desde una situación de desventaja.

“Tendrían que volver a aplicar como cualquier país y se tendría que volver a negociar absolutamente todo. Están fuera y no tienen ningún privilegio. El proceso sería complejo, que podría tardar años, aunque podrían ser menos de diez. Lo veo viable, pero con muchas dificultades por la manera en que se fueron y por lo dañadas que han quedado las relaciones. Quizás se les pedirían cosas adicionales como que entraran en el Euro o que aportase una compensación por el tiempo que ha estado afuera”, explica Juan Ignacio Navas a este periódico.

“El Reino Unido se presentará y la UE querrá que el Reino Unido regrese, pero sólo cuando haya una gran mayoría consistente de votantes del Reino Unido a favor, durante un tiempo significativo. ¡Suficiente para dejar claro que el Brexit no volverá a suceder! Así que no tiene mucho sentido especular ahora sobre el proceso detallado”, opina Nick Harvey. Lo cierto es que, a pesar de esto, ninguno de los principales partidos ha planteado una vuelta al club comunitario.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_