La caída del 1% de los precios industriales en marzo abre la vía para una moderación del IPC

Tras 26 meses de subidas el IPRI cae a tasas negativas por la moderación de la energía

Belén Trincado Aznar

Tras confirmar el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado día 14 la bajada histórica del IPC en marzo de 2,7 puntos porcentuales, la mayor caída desde 1977 hasta el 3,3% interanual, este martes se ha conocido como el índice de precios industriales (IPRI) cayó en este mismo mes en 9 puntos, hasta registrar un descenso interanual del 1%, tras 26 meses consecutivos de tasas positivas, según publicó el INE.

La tasa mensual experimentó también una caída del 2,2%, todo ello como consecuencia de la importante caída del componente energético, lo que sin duda será un elemento primordial para rebajar la tensión sobre el IPC, el indicador por excelencia que mide la evolución de la inflación, a lo largo de los próximos meses.

Este viernes se conocerá el indicador adelantado del IPC de abril, que según los analistas podría subir ligeramente por encima del 4% interanual, afectado sobre todo por el precio de los alimentos, que se mantendrán en el entorno del 16% interanual, en cualquier caso nada que ver con lo sucedido en 2022.

Los efectos de la sequía sobre las cosechas y la mala calidad de estas, pesarán más en los precios de los alimentos, que el precio del componente energético, que poco a poco abarata el transporte hacia la cadena de suministro y el uso de la maquinaria necesaria para su elaboración.

El componente energético experimentó una caída del 15,9%, cerca de 21 puntos por debajo de la tasa de febrero como consecuencia del descenso de los precios de la producción, transporte y distribución de energía eléctrica, y en menor medida, del refino de petróleo y la producción de gas, en comparación frente al importante aumento de marzo de 2022, como consecuencia de la guerra en Ucrania, que supuso un verdadero colapso para las economías occidentales, que veían peligrar sus suministros procedentes de Rusia principalmente gas y petróleo.

No obstante, la tensión en los precios energéticos y más concretamente del IPRI, ya se puso de manifiesto a mediados de 2021, como consecuencia del tirón del consumo, tras el levantamiento de las restricciones que se llevaron a cabo durante la pandemia por Covid y que la invasión de Ucrania por parte de las tropas rusas intensificó a partir de marzo de 2022.

Esta circunstancia provocó que en marzo del año pasado se registrase una subida interanual histórica del 47%, para mantenerse por encima del 40% hasta septiembre que se fijó 35,6%, para registrar desde entonces una caída en picado hasta el -1% de marzo.

La buena marcha de los precios industriales en marzo también se vio favorecida por la moderación de más de 3 puntos, hasta el 3,5% de los bienes intermedios, por efecto de los precios de la fabricación de productos químicos básicos, fertilizantes, plásticos y caucho sintético que bajaron frente a las importantes subidas de marzo de 2022, así como a las subidas menores que hace un año de la fabricación de productos básicos de hierro, acero y ferroaleaciones que registró un aumento del 16,1%.

Los bienes de consumo no duradero también recortaron cerca de dos puntos y medio frente a febrero, hasta fijarse en el 13,2%.

Excluida la energía, lo que podría asimilarse a la tasa subyacente de inflación, los precios industriales caen más de dos puntos hasta el 7,3%, situándose casi 8,5 puntos por encima del IPRI general.

Por el desarrollo de actividades, los mayores repuntes de precios en tasa interanual se produjeron en la industria de la alimentación, que subió el 16,1%, sumando ya más de un año con incrementos de dos dígitos, un factor que está contribuyendo de manera notable al repunte de precios generales de los alimentos. A continuación se sitúa la fabricación de otros productos minerales no metálicos con una subida del 15,6%, mientras que la fabricación de bebidas lo hizo a un ritmo del 12,2%.

Los únicos descensos de precios en marzo se dieron en el suministro de energía eléctrica y gas con un descenso del 16,4%, las coquerías y refino de petróleo (-16,2%), la metalurgia (-7,9%) y la industria química (-1,8%).

La tasa anual del IPRI disminuyó en marzo en todas las comunidades autónomas, según los datos del INE, registrándose los mayores descensos en Canarias, Islas Baleares y la Región de Murcia, con caídas del 16,4, 16 y 15,6 puntos respectivamente.

Al cierre de marzo, ocho comunidades presentaron tasas positivas de precios industriales, siendo las más elevadas las registradas en Extremadura con una subida del 7% y La Rioja del 4,8%, siendo las más moderadas los registros de Castilla La Mancha con el 1,2% y Aragón el 1,4%.

Por el contrario, nueve regiones presentaron al cierre de marzo tasa negativas, destacando la evolución de Austrias con una caída del 19,5%, Canarias el 18,2 y Baleares con un descenso del 17,3%.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Sobre la firma

J. G.

Periodista económico. Responsable de la sección de Economía de Cinco Días. Cuenta con una dilatada carrera profesional en La Gaceta de los Negocios, la agencia norteamericana Knight-Ridder Financial News, Efecom. Ha desarrollado labores profesionales en el mundo de la comunicación, en el ministerio de Hacienda, SEPI o Consejo de Procuradores.

Normas

Archivado En