_
_
_
_
_

La apreciación del peso frente al dólar se come los beneficios de Barceló y Riu en México

La pérdida de valor del billete verde restó 25 millones de ebitda a Barceló. Riu suavizó el impacto por el alza del turista local, que escaló al 23% del total

Evolución del peso mexicano frente al dólar
Belén Trincado Aznar
Carlos Molina

La apuesta por crecer en México se le ha vuelto en contra a las hoteleras españolas en 2023. Y no precisamente por una mala evolución del negocio hotelero. Nada más lejos de la realidad. La llegada de viajeros, mayoritariamente mexicanos, estadounidenses y canadienses, y el gasto realizado en sus estancias se situó en máximos históricos, en línea con la reactivación en los grandes destinos mundiales. La razón que ha impactado de forma negativa es estrictamente monetaria, ya que la apreciación del peso mexicano frente al dólar, la moneda de referencia para sus ingresos y gastos en México, se ha comido parte de los ingresos

Si a principios de 2023 las hoteleras obtenían 19,4 pesos mexicanos por cada dólar, la cifra bajó un 12,2% hasta el último día de cotización (19 de enero de 2024) a los 17 pesos. Y las dos compañías más afectadas por esa devaluación del dólar han sido Barceló y Riu, las dos hoteleras con mayor presencia. Raúl González, consejero delegado de la división hotelera para Europa, Oriente Medio y África de Barceló, confirma que el agujero por esa apreciación ha sido de 25 millones de euros en el resultado de explotación (ebitda). “Si tienes los ingresos en dólares, tus márgenes se estrechan en un mercado que es el que más aporta al ebitda”, recalca. Barceló cuenta con 21 hoteles, 9.200 empleados y una inversión de 1.200 millones de euros desde que comenzó a operar en 1985. La última operación la cerró en diciembre de 2022 con la compra del hotel Hilton en Guadalajara por 52,5 millones de euros.

Meliá, Iberostar y NH también crecen

Las otras tres grandes hoteleras fundadas en España (NH, Meliá e Iberostar) también tienen planes para crecer en México. 
NH cuenta con 16 hoteles (siete de ellos de la marca de lujo Collection) y ha firmado otros tres hoteles para los próximos años. Meliá tiene siete hoteles operativos y prevé abrir otros tres establecimientos en tres años (Paradisus Playa Mujeres, ME Guadalajara y Gran Meliá Punta Canuva),, lo que elevará su presencia un 43%. Iberostar también tiene una presencia destacada en México, con 11 hoteles. “Representan el 40% de la operación en Latinoamérica”. Los planes pasan por la construcción de más habitaciones en Punta Mita (Riviera Nayarit) y de un complejo de 1.000 habitaciones en Los Cabos.

La otra gran afectada por la depreciación del dólar ha sido Riu. “La apreciación del peso durante 2023 ha deteriorado el margen de los hoteles de RIU en México”, recalcan. Un dato que no es baladí, teniendo en cuenta que tiene en la actualidad 22 hoteles (casi tantos como en España, donde cuenta con 27) en ese país, que suman un total de 13.150 habitaciones, más del 25% de su oferta mundial. Un impacto que, sin embargo, se ha suavizado, tal y como reconocen desde la hotelera balear, gracias a la importancia creciente del mercado local, que ya representa un 23% de los clientes para los hoteles de RIU en el país norteamericano y que no se ve afectado por ese efecto divisa.

México es el país en el que mayor cifra de negocio obtiene Riu, en el que más empleados tiene (9.000) y es el tercer mercado emisor de viajeros a los hoteles de RIU en todo el mundo, por detrás de EE UU y Reino Unido, pero por delante de Alemania y Canadá. “México es clave para Riu desde hace muchos años. Un destino que nos ha dado muchísimas oportunidades y satisfacciones. Pero lo que no sabíamos es que además nos iba a salvar durante la época más difícil que ha atravesado la industria turística en su historia. Gracias a la política de apertura que mantuvo el gobierno mexicano, pudimos abrir y mantener abiertos los hoteles de México desde los primeros meses de la pandemia de la COVID-19″, apuntó recientemente en su blog el consejero delegado de la compañía, Luis Riu.

Desde la compañía justifican la fuerte apreciación del peso méxicano frente al dólar por el denominado nearshoring, la externalización de las cadenas de suministro de las industrias situadas o que quieren situarse en EE UU a otros destinos más cercanos y más seguros que China. El gran beneficiado por ese traslado está siendo México, cuyo PIB ha encadenado ocho trimestres al alza hasta septiembre de 2023, registrando un crecimiento anual del 0,9% de julio a septiembre de 2023. La principal razón que justifica ese éxito ha sido el Tratado de Libre Comercio entre EE UU, México y Canadá, que permite a las empresas exportar desde México a EE UU liberándolas del pago de impuestos que tendrían que abonar si lo hicieran desde suelo estadounidense.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Carlos Molina
Periodista de la sección de Empresas, especializado en hoteles, turoperadores, agencias de viajes y aerolíneas. Trabajó en la sección de Especiales entre 2001 y 2005 y escribió sobre comercio exterior, política económica y macroeconomía en la sección de Economía entre 2005 y 2015. También ha trabajado en ABC, Interviú y el diario Mediterráneo.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_