_
_
_
_
_

Meloni da un paso atrás: limita el impuesto a la banca italiana y alivia a los mercados europeos

Italia podría reducir el la nueva imposición al 0,1% de los activos de las entidades, aunque se mantienen las dudas

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, en abril de 2023.
La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, en abril de 2023.REMO CASILLI (REUTERS)
Madrid -

El Gobierno italiano ha tenido que dar un paso atrás en sus intentos de imponer un impuesto especial para la banca para gravar los beneficios extra y así garantizar unas vacaciones de verano sin sobresaltos en los mercados. El Ejecutivo liderado por la ultraderechista Giorgia Meloni aprobó el martes por la noche una modificación por la que el gravamen no podrá superar el 0,1% de los activos de las entidades, lo que garantizará que los bancos “no tendrán un impacto significativo como consecuencia de la norma”, informó el ministerio de Finanzas.

El Ejecutivo busca detener de esta manera la mala reacción inicial de los mercados y, por el momento, parece haber funcionado. Finecobank, Banco BPM y Unicredit lideraron las subidas con alzas de entre 6,87% y 4,37%, en una jornada en la que la Bolsa de Milan recuperó los números positivos, con un incremento del 1,21%. Un poco por detrás, Intesa Sanpaolo registró un avance del 2,27% y BPER otro 2,21%. Esto contrasta con las fuertes bajadas de la anterior jornada, cuando el BPER lideró las caídas con un 10,9%.

La nueva calma italiana impactó también más allá de las fronteras trasalpinas. El Ibex 35, que empezó con alzas que superaron el 1% que le llevaron a recuperar la cota de los 9.400 enteros, ha ido perdiendo fuerza y ha cerrado con una subida del 0,57% hasta los 9.354,4 puntos.

Mientras que otros países europeos, como España, República Checa y Hungría, han introducido impuestos extraordinarios a los bancos, los analistas señalaron que la decisión de Italia tomó al mercado desprevenido y fue particularmente perjudicial para la confianza de los inversores. Esta desconfianza también tiene un correlato político: ha sido el ministerio de Finanzas el encargado de apaciguar el descontento del mercado, después de que Matteo Salvini, viceprimer ministro del Gobierno italiano, fuera la cara visible de los anuncios.

Meloni decidió implicarse en la defensa de la medida recién este miércoles por la tarde, con un video publicado en su cuenta de Facebook en el que destacaba los “injustos márgenes” de los que se benefician los bancos. A la vez, la primera ministra lanzó una crítica al Banco Central Europeo, al apuntar que la subida acelerada de los tipos de interés “no está funcionando” para contener la inflación.

Los nuevos cambios alrededor de la medida aún no logran despejar todas las incógnitas. “Todavía parece haber un poco de confusión en cuanto a si este límite se aplicaría a los activos totales del banco, a los activos totales en Italia o incluso a sus activos ponderados por riesgo”, destaca una nota de la firma LMR Partners. Esto, por su parte, limitaría los ingresos que el fisco italiano recibiría por aplicar el gravamen. Las estimaciones publicadas por la prensa local durante el martes destacaban que las arcas fiscales ingresarían entre 2.000 y 3.000 millones de euros adicionales gracias a este nuevo impuesto. Con este cambio, los analistas de Jefferies estiman que el impacto fiscal se reduciría a la mitad.

Otra duda del mercado pasa por si habrá algún tipo de excepción al impuesto. En la nota del ministerio de Finanzas publicada el martes por la noche, destaca un comentario que menciona que los bancos que habían ajustado las tasas que pagan a sus clientes por sus depósitos “como se recomendó en una nota del Banco de Italia en febrero” no experimentarían ningún impacto significativo por el impuesto propuesto.

Sin riesgo de solvencia

La buena noticia para el sistema financiero es que, incluso con el nuevo impuesto, los analistas se mantuvieron convencidos de que la decisión no afectaría la solvencia de la banca italiana. "Según nuestros cálculos preliminares, las repercusiones en los coeficientes CET1 de los bancos más grandes oscilarán entre 20 puntos básicos y 100 puntos básicos. Aunque esto no es poco, creemos que puede compensarse, al menos parcialmente, con ajustes en los planes de distribución de capital, lo que explica los violentos movimientos en los precios de las acciones de los bancos italianos tras el anuncio", destaca Marco Troiano, responsable de calificación de instituciones financieras de Scope Ratings.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_