_
_
_
_

La Unión Europea da el visto bueno a la compra de Activision por parte de Microsft con una visión opuesta a Reino Unido

En un dictamen favorable a la operación valorada en 69.000 millones de dólares, los argumentos de la autoridad de competencia europea colisionan frontalmente con los que expuso la de Reino Unido para bloquearlo

Fernando Belinchón
Microsoft and Activision Blizzard
El logo de Microsoft con personajes de juegos de Activision de fondo.DADO RUVIC (REUTERS)

La Comisión Europea ha dado luz verde este lunes a la mayor operación de la historia en el mercado de los videojuegos. Valorada en 69.000 millones de dólares, la compra de Activision por parte de Microsoft, gigante detrás del sistema operativo de ordenador número uno del mundo y de la consola Xbox, no socavaría los derechos de los consumidores ni representaría una amenaza para la libre competencia siempre y cuando se respeten las concesiones que Microsoft puso sobre la mesa con la idea de sacar adelante el acuerdo. El veredicto es completamente opuesto tanto en su resultado como en sus razonamientos al que hace unas semanas emitió la Competition and Markets Authority (CMA), el organismo encargado de velar por la libre competencia en Reino Unido.

El análisis efectuado por las autoridades europeas concluye que, aunque efectivamente en un primer momento había dudas sobre el impacto negativo de la operación, “las concesiones resuelven completamente las preocupaciones identificadas por la Comisión y representan una mejora significativa para el cloud gaming”. Como parte de estas concesiones a las que alude la Comisión, Microsoft se compromete durante mínimo 10 años a ofrecer en las plataformas de los competidores los juegos de Activision, una empresa que cuenta con franquicias de tanto éxito en el mundo de los videojuegos como Overwatch, Call of Duty, Warcraft o Diablo.

Al igual que a la CMA británica, a la Comisión también le preocupaba las consecuencias en el mercado del cloud gaming, pero llamativamente, a cada regulador le parece que tendrá unos efectos completamente distintos. El cloud gaming es una forma de jugar basada en el streaming que permite ejecutar los videojuegos de forma remota si se tiene una conexión estable a internet. Con otras palabras. Los videojuegos cada vez exigen contar con equipos más potentes, con lo que aquellos que juegan usando un ordenador, al cabo de unos pocos años, se encuentran con problemas a la hora de hacer funcionar los títulos más novedosos. El cloud gaming permite en teoría solucionar este problema, ya que el jugador se conecta a un servidor que es el encargado de hacer funcionar el videojuego, independientemente de la capacidad del ordenador del jugador.

Precisamente, también como parte de las concesiones, Microsoft se ha comprometido a emitir unas licencias gratuitas que permitirán a los jugadores usar cualquier plataforma de cloud gaming para jugar a “todos los actuales y futuros juegos de ordenador y consola de Activision Blizzard de los que pasen a tener licencia”.

A día de hoy el cloud gaming es más una promesa que una realidad. La CMA apuntó que “el acuerdo que Microsoft pretende alcanzar afectaría a los consumidores al tener “el potencial de alterar el floreciente mercado del cloud gaming” y al existir la posibilidad de “socavar la innovación en el sector y de reducir la capacidad de elección de los jugadores de videojuegos de Reino Unido durante los próximos años”.

Hoy, Margrethe Vestager, comisaria europea de competencia, ha dicho que “el acuerdo es a favor de la competencia” y que significará “todo un pistoletazo de salida para el cloud gaming, que en la actualidad solo representa entre el 1% y el 3% del total de mercado de videojuegos”. Por su parte, este lunes Sarah Cardell, directora general de la CMA, ha reafirmado su postura sobre el veto al acuerdo en unas declaraciones a AFP. “Las propuestas de Microsoft, aceptadas hoy por la Comisión Europea, permitirían a Microsoft fijar los términos de este mercado para los próximos 10 años”, ha sostenido Cardell.

Profundizando en el por qué de esta división de pareceres. Mientras que la CMA consideró que si la fusión con Microsoft no sale adelante Activision no tardaría en lanzar su propia plataforma de cloud gaming, la Unión apunta a que esto carece de importancia. “A día de hoy, Activision no licencia sus juegos a ningún servicio de cloud gaming, ni los ofrece por cuenta propia. Estas licencias que ofrecerá Microsoft como concesión de la fusión asegurarán que los jugadores que hayan adquirido juegos de Activision podrán tener el derecho a disfrutarlos en cualquier plataforma de cloud gaming, usando cualquier dispositivo, empleando cualquier sistema operativo. El acuerdo también garantiza que los juegos ofrecidos en cloud gaming tendrán la misma calidad y contenido que en cualquier otro formato”, escribe la Comisión.

Con un veredicto en contra por parte de la CMA y el visto bueno de la Unión, ahora Microsoft y Activision tendrán que esperar en las próximas semanas la bendición de la Federal Trade Comission de Estados Unidos para ver si, finalmente, el matrimonio más fastuoso que ha habido nunca en la historia de los videojuegos se confirma en el altar.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Belinchón
Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.

Archivado En

_
_