La renovada relación entre Madrid y Rabat deja de lado el gas argelino

Sánchez: "Vamos a evitar todo aquello que sabemos que ofende a la otra parte, especialmente en lo que afecta a nuestras respectivas esferas de soberanía"

Infografía: Belén Trincado

España trata de normalizar relaciones con Marruecos. La Marcha Verde (1975), el conflicto por el islote de Perejil (2002) o, más recientemente, el asalto de la valla de Melilla (2021) por 10.000 inmigrantes con el beneplácito marroquí, son episodios de unas relaciones históricamente tirantes.

La XII Reunión de Alto Nivel (RAN), que se celebra esta semana en Rabat, trata de ser la consolidación de un giro en las relaciones entre Madrid y su vecino del sur. Sin embargo, el cambio de rumbo le puede salir caro a España con el otro vecino del meridional: Argelia. Argel es uno de los principales productores energéticos de África y, hasta hace dos años, el mayor suministrador de gas natural de España.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó que España y Marruecos han asumido un compromiso de respeto mutuo que conlleva "evitar todo aquello que sabemos que ofende a la otra parte, especialmente en lo que afecta a nuestras respectivas esferas de soberanía". Ambos países han hecho un intercambio de compromisos: Marruecos reafirma la españolidad de Ceuta y Melilla; España afianza su nueva posición con respecto a la situación de autonomía marroquí del Sáhara Occidental, uno de los principales aliados de Argelia.

Con esta cumbre, el Gobierno quiere consolidar una nueva etapa en la relación bilateral y los dos países se comprometen a recurrir "siempre al diálogo y no a los hechos consumados", resaltó Sánchez. El Frente Polisario, el movimiento político y militar que busca la independencia del Sáhara Occidental, ha criticado las declaraciones de Sánchez, ya que afirman que estas implican asumir que la región forma parte del estado marroquí, lo que va "más allá" del giro anunciado en marzo de 2022, señaló un portavoz del movimiento. 

Cambios en el Magreb

Argelia es uno de los principales productores de productos petrolíferos de África. Históricamente, Argel era el principal suministrador de gas a España, a través de los dos gasoductos que conectan la península con el norte de África, el Medgaz -que traspasa el mar de Alborán y conecta con Almería- y el Magreb-Europa -que atraviesa Marruecos y entra en la península por el estrecho de Gibraltar-. Sin embargo, desde el cambio de la postura española con respecto a la soberanía marroquí de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, las relaciones políticas y económicas no han hecho más que descender.

España es el principal socio comercial de Marruecos desde 2012. Marruecos es también el tercer socio de España fuera de la UE, pero esta relación se ha incrementado en los últimos meses en detrimento de las relaciones con Argel.

Los intercambios entre España y el reino alauí suponen 19.000 millones de euros entre importaciones y exportaciones. Hay que remontarse hasta 2010 para ver exportaciones españolas a Marruecos superiores a los 10.000 millones de euros. El aumento en los últimos cinco años ha sido del 24%, pero como contrapartida, los intercambios con Argel han bajado un 30% desde 2018.

Las importaciones con Argelia, por otra parte, se han disparado en estos últimos años. Sin embargo, la causa no es tanto el aumento de las mismas como la subida de los precios del gas. Según datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en 2022 se importaron 3.600 millones de kilos menos de productos petrolíferos desde Argelia; sin embargo, España pagó 2.390 millones de euros más por ellos.

Las importaciones de gas natural entre España y Argelia prácticamente se han reducido a la mitad. Si en 2021 los intercambios suponían el 43% del total, hasta noviembre del año pasado -los últimos datos disponibles- Argelia solo suministró el 24% de todo el gas natural que España consumió. El consumo no es que haya descendido, otros países han llenado el hueco de Argelia: EE UU ha aumentado sus exportaciones de gas a España un 14%, Rusia un 3% y Nigeria otro 3%.

Sobre la firma

Pepe García

Redactor de la sección de Economía de Cinco Días. Estudió Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y cursó el Máster de periodismo UAM - EL PAÍS.

Normas

Archivado En