Los dueños de la sede central de Twitter y en Londres demandan a Musk por no pagar el alquiler

El propietario del edificio situado en San Francisco demanda el pago de enero y febrero y en el Reino Unido la oficina pertenece al rey Carlos III

Elon Musk, en una imagen de archivo al poco de tomar el control en Twitter.
Elon Musk, en una imagen de archivo al poco de tomar el control en Twitter. AFP

Los problemas económicos se acumulan a la puerta de Twitter. El propietario de la sede central de la compañía en San Francisco ha demandado a la compañía de Elon Musk por no pagar el alquiler, una denuncia que se suma así a una lista de batallas legales que la plataforma enfrenta desde que el multimillonario compró la red el año pasado.

Pero no sólo hay problemas en la ciudad californiana. Según han anunciado la BBC, la sociedad que gestiona las propiedades del rey Carlos III en el país, y que es propietaria de la sede que tenía la empresa americana cerca de Picadilly Circus, también ha demandado a Musk por impago. La denuncia se presentó la semana pasada y Twitter ya había abandonado la oficina al poco de tomar el mando Musk.

Por su parte, el propietario del edificio de ocho pisos en el centro de San Francisco, SRI Nine Market Square LLC, alegó en una demanda presentada en el Tribunal Superior de la ciudad que Twitter no ha pagado sus dos últimas facturas -una en diciembre y otra en enero-, cada una por valor de 3 millones de dólares.

Musk se hizo con Twitter a finales de octubre por 44.000 millones de dólares, financiados en parte gracias a que la empresa asumió una deuda de aproximadamente 13.000 millones de dólares.

El multimillonario ha buscado reducir los costos en Twitter desde que asumió el control y una de sus primeras medidas fue despedir a 3.700 empleados; según el portal CNBC, la compañía se ha deshecho, por despidos o por partidas voluntarias, de un 80 % de sus empleados desde la llegada de Musk y ahora cuenta con solo 1.300.

La pasada semana, Twitter subastó muebles, máquinas y decoraciones de su empresa, entre otras cosas. Un letrero de neón con el logo de un pájaro de Twitter se vendió por alrededor de 100.000 dólares.

No obstante, la red social ha perdido muchos de sus anunciantes desde que se produjo el cambio de mando y la idea de una suscripción de pago para usar Twitter no fue el éxito que Musk anticipaba.

Otras empresas, como un proveedor de software y una empresa de transporte, también han demandado a Twitter alegando impagos.

Además, un propietario de otro espacio de oficinas de Twitter en San Francisco demandó en diciembre a Twitter por el mismo motivo.

Normas
Entra en El País para participar