Valor a examen

Ence, con visibilidad más allá de Pontevedra

La compañía conocerá el próximo mes el fallo del Supremo sobre su fábrica de Galicia

Vista del centro de operaciones de la empresa Ence en Pontevedra.
Vista del centro de operaciones de la empresa Ence en Pontevedra. Efe

El foco de atención de Ence en el muy corto plazo está en su planta de Pontevedra. El 7 de febrero está previsto que el Supremo tome una decisión sobre los recursos de casación de la compañía contra las sentencias de 2021 de la Audiencia Nacional, que anularon la prórroga concedida por el Gobierno en 2016 para la concesión hasta 2073 de los terrenos de dominio público sobre los que se asienta la fábrica. El veredicto del Supremo se conocerá en las semanas posteriores al 7 de febrero, la fecha de la votación según el hecho relevante comunicado el 11 de enero, pero mientras tanto, la espera está siendo favorable para el valor: suma el 8% en el año.

La posibilidad de que el fallo suponga el cierre definitivo ya está contemplada tanto por la empresa como por los inversores. Ence registró al cierre de 2021 deterioros de activos y provisiones de gastos por un importe neto de 200 millones a causa de su planta pontevedresa, y tiene previsto potenciar, como alternativa, las inversiones en otras instalaciones, como la de Navia, en Asturias, e incluso la puesta en marcha de un nuevo proyecto en As Pontes (A Coruña).

El mercado, por su parte, lo que más valora es que se despeje la incertidumbre, aunque no excluye un primer impacto sobre la acción. “A pesar de que la cotización actual ya descuenta sobradamente el escenario desfavorable de que se ratifique la decisión de la Audiencia Nacional, no descartamos que, de confirmarse este extremo, la cotización del valor pueda sufrir en el corto plazo”, comentan desde Banco Sabadell.

Aun así, la mayoría de los analistas no prevé realizar grandes cambios en las proyecciones que tienen sobre la empresa en caso de que el resultado sea desfavorable. Sí lo harían al contrario para mejorarlas. “Un escenario positivo impulsaría nuestro precio objetivo un 34%, hasta los 4,70 euros, y las estimaciones del ebitda para el periodo 2025-2030, un 45%”, explican desde JB Capital Markets.

Pablo Fernández de Mosteyrín, analista de Renta 4, valora positivamente el plan alternativo al cierre de la planta de Pontevedra que maneja la empresa “para mitigar la pérdida e incrementar la competitividad del negocio de celulosa”. “Además, el crecimiento en renovables reducirá la ciclicidad y la dependencia de los precios de la pulpa, dotándole de mayor visibilidad y menor volatilidad”. En su opinión, Ence será uno de los beneficiados de Next Generation, “lo que constituiría un indudable apoyo en la financiación de su crecimiento”.

En relación a la ­marcha de la empresa en los próximos meses, Mirabaud sub­raya que, aunque “el ciclo de la celulosa ha tocado máximos, los precios seguirán elevados en 2023”. “La demanda sigue fuerte, reforzada por la tendencia a reemplazar la fibra larga y los plásticos en ­búsqueda de mejores propiedades técnicas (productos diferenciados) y menor ­huella medioambiental”. “El momentum de resultados seguirá positivo. El título lo ha hecho bien, pero creemos que 2023 va a ser mejor de lo que se espera por el ciclo actual de la celulosa”, dice la firma. Su escenario base para Ence es “el cierre de Pontevedra en 2024”.

Al margen del litigio, la fábrica estuvo paralizada unos meses en 2022 debido a la sequía, que afectó a su producción. No obstante, los expertos esperan que el balance del ejercicio sea positivo. “Concluirá con un buen nivel de generación de caja, de unos 29 millones de euros”, indican desde GVC Gaesco.

Bestinver es una de las pocas firmas negativas. “Tenemos una recomendación de venta sin tener en cuenta la sentencia del Supremo. Somos negativos sobre la tendencia del ciclo de la celulosa (que está cambiando a la baja), y la probable disminución de los beneficios y la rentabilidad de Ence”, cuenta Ignacio Arce, del área de banca de inversión. “Los precios del BHKP [de fibra corta] en Europa ya han tocado techo y bajarán de manera significativa hasta 2024. Ence debería sufrir una reducción importante de márgenes (del 17,8% en 2022 al 5,6% en 2023). Esperamos que el ebitda del negocio de celulosa disminuya un 72% en 2023 y otro 25% en 2024”, añade Arce.

El potencial de subida llega hasta el 60%

Precio. Uno de los aspectos donde más coinciden los analistas sobre Ence, al margen de su negocio, es en su atractiva valoración. “Cotiza con descuento tanto frente a sus múltiplos históricos como a sus comparables y ofrece una elevada rentabilidad esperada para 2023, mayor del 5%”, dice Renta 4. Por su parte, desde Berenberg señalan que “la eliminación de esta importante incertidumbre permitirá que las acciones se recalifiquen más cerca del valor razonable, muy por encima de los niveles actuales; la firma tiene un objetivo de 4,6 euros (un 51% más), mientras que Kepler señala que, “a pesar de prever caídas de precios en la celulosa, la acción está barata, con una rentabilidad de cash flow free media del 13% estimada para 2022-2023”.

Consejos. La mayor parte de los analistas ha hecho una apuesta favorable para la acción. Según Bloomberg, el 57% recomienda comprar; el 29%, mantener, y el 14%, vender. El precio objetivo medio está situado en 3,92 euros, un 30% más que su nivel actual. Santander le da una valoración de hasta 5 euros, un 65% por encima del precio de mercado.

Normas
Entra en El País para participar