Ribón acepta mediar en el conflicto de los letrados judiciales con el Ministerio de Justicia

El decano del Colegio de la Abogacía de Madrid se reunirá con las asociaciones convocantes de la huelga indefinida

Eugenio Ribón, decano del Colegio de la Abogacía de Madrid.
Eugenio Ribón, decano del Colegio de la Abogacía de Madrid.

Eugenio Ribón, decano del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), acepta participar como mediador con el Ministerio de Justicia para buscar una solución consensuada al conflicto que amenaza con paralizar este servicio público en los próximos días. El motivo: la huelga indefinida a la que, si no se llega a un acuerdo, están llamados todos los letrados de la Administración de Justicia a partir del próximo martes, 24 de enero.

Ribón recoge el guante de la propuesta realizada este mismo viernes por las asociaciones convocantes de la huelga: el Colegio Nacional de Letrados de la Administración de Justicia (CNLAJ), la Unión Progresista de Letrados de la Administración de Justicia (UPSJ) y la Asociación Independiente de Letrados de la Administración de Justicia (AINLAJ). Una de las principales reivindicaciones es la adecuación salarial de los letrados.

El ICAM se reunirá "a la mayor brevedad", se dice en la nota publicada, con estas asociaciones y solicitará asimismo una reunión con la ministra de Justicia, Pilar Llop, para acercar posturas y "evitar una parálisis que afectaría gravemente a los derechos de la ciudadanía, a las empresas y al resto de operadores jurídicos".

“Desde el Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM) no podemos permanecer impasibles ante la posible paralización del sistema judicial español y las consecuencias de ello para ciudadanía y empresas. Por ello, será un honor participar en la mediación para agilizar la búsqueda de una solución al conflicto. Emplazamos al ministerio de Justicia a aceptar nuestra intervención y encontrar una salida en beneficio de toda la sociedad”, ha manifestado Eugenio Ribón.

Posiciones enfrentadas

La búsqueda de un mediador para acercar posturas entre el departamento dirigido por Pilar Llop y las asociaciones de letrados es la última bala que están intentando estas últimas para evitar la huelga de la próxima semana. Un parón que afectaría a un sistema judicial ya de por sí saturado. Las últimas jornadas de movilizaciones provocaron la suspensión de miles de juicios y vistas en toda España.

La petición, trasladad por el comité de huelga de los letrados de la Administración de Justicia, incluía en un primer momento el nombre de cuatro reputados juristas: María Concepción Sáez , María Ángeles Carmona, Álvaro Cuesta y Gerardo Martínez.

Finalmente, ha sido el decano del ICAM, recién estrenado en su cargo, quien ha aceptado actuar de mediador.

Desde el Ministerio de Justicia siguen subrayando que se ha ido cumpliendo con los compromisos adquiridos con los letrados. Tan solo quedaría pendiente, apuntan, "la revisión del sistema de productividad y el complemento de la carrera profesional". El pasado mes de julio, defienden, el ministerio aprobó dos programas de actuación para mejorar las retribuciones de los letrados de la Administración de Justicia en el ámbito de las intervenciones en entradas y registros, así como de las sustituciones que realizan estos profesionales. También rechazan la falta de diálogo que acusan las asociaciones de letrados pues, indican, han acudido a 36 reuniones en 11 meses.

Normas
Entra en El País para participar