Grandes viajes: lugares remotos e islas recónditas, naturaleza en estado puro

De ‘road trip’ por Nueva Zelanda, entre cocoteros y playas de cine por Tahití o de lujo por el sultanato de Omán

Bahías de Marlborough Sounds (Nueva Zelanda). rn
Bahías de Marlborough Sounds (Nueva Zelanda).

Viajar y viajar y cuanto más lejos, mejor. Si en 2022 la tendencia eran las escapadas cortas a sitios cercanos, este año se llevan los lugares recónditos, las islas remotas, donde pasar, al menos, dos o tres semanas sin prisas y en comunión con la naturaleza.

Si tiene tiempo y dinero puede dar La vuelta al mundo en 80 días y emular las aventuras de Phileas Fogg para celebrar el 150 aniversario de la novela de Julio Verne. No, no le dejaremos con las ganas de embarcar. Le damos pistas de largo recorrido.

Descifre los enigmas en Rapa Nui o por qué la vuelta al mundo fue misión imposible al doblar el cabo de Buena Esperanza

1. A las antípodas

Nueva Zelanda. Es el punto geográfico más alejado de España en el planeta, a 20.000 km, literalmente en las antípodas. El país de los kiwis, la haka –danza maorí de guerra–, los escenarios de película (El señor de los anillos) y los paisajes salvajes. Pura naturaleza.

Un lugar ideal para los amantes de los road trips y las autocaravanas; carretera y manta para recorrer sus dos islas. La Norte, la mayor, y la Sur flotan al suroeste del Pacífico. Le esperan bellísimos parques nacionales, volcanes, paseos por el hielo en glaciares como Fox, escarpadas colinas y las pequeñas y tranquilas bahías de Marlborough Sounds. Según la mitología maorí, son las proas de la waka –canoas tradicionales– hundidas de Aoraki, con playas de ensueño. Y sí, podrá ver un partido de los All Blacks.

Consulte aquí el pdf completo

Playa cristalina de Tahití.
Playa cristalina de Tahití.

2. Los mares del sur

Tahití. Bienvenidos al paraíso si ha soñado con playas de arena nívea, rosa o negra, según los caprichos de la naturaleza; aguas turquesas tan transparentes que a simple vista podrá disfrutar de los peces de colores a su alrededor.

Tahití es la más grande y la más popular, con Bora Bora, de las islas de la Polinesia francesa, la perla que ha seducido a pintores y artistas, viajeros y aventureros a lo largo de la historia. Descubra sus famosas cascadas, como la impresionante Valmahuta, o sus lagunas, piscinas naturales rodeadas por barreras de coral donde nadan delfines, rayas, tiburones y tortugas.

Tentador, ¿verdad? Pues no se confíe y no se tumbe a la bartola bajo un cocotero, podría salir lastimado. Cuando abandone la isla, sí, todo llega, se irá contagiado del mana –la energía secreta que irradian los lugareños–.

3. El rastro de ET

Isla de Pascua. La Tierra tiene lugares mágicos con una energía como venida del más allá. Un imán para los ufólogos. Es el caso de la isla chilena, cuna ancestral de los rapanui, a 3.700 km del país andino y a 2.000 de la isla más cercana habitada.

Bahía de Boulders en la península del Cabo (Sudáfrica), que alberga una colonia de pingüinos africanos.
Bahía de Boulders en la península del Cabo (Sudáfrica), que alberga una colonia de pingüinos africanos.

En medio del Pacífico emergen las enigmáticas figuras moáis en un paisaje sobrenatural. Déjese abducir por algunas teorías que sitúan una línea imaginaria recta alrededor del planeta que alinearía perfectamente con la bóveda celeste estas estatuas y otros monumentos extraordinarios tan alejados en el tiempo y en la geografía como las pirámides de Egipto o el templo de Borobudur en Java. La mano y la tecnología extraterrestres estarían detrás de esta teórica colocación. Solo por viajar, la compramos.

4. Como un sultán

Explanada de la Gran Mezquita del sultán Qabus, en Mascate (Omán), la más grande del país.
Explanada de la Gran Mezquita del sultán Qabus, en Mascate (Omán), la más grande del país.

Omán. El pequeño sultanato es el menos conocido de los destinos de lujo de la península arábiga (Dubái y Qatar). A diferencia de ellos, su skyline no está dominado por rascacielos casi imposibles; preciosas construcciones arabescas, de poca altura, blancas u ocres inundan su paisaje. Compras, resorts de lujo con playas privadas, un bucólico paisaje desértico lleno de vergeles y la ruta de los antiguos fuertes con la joya de Nizwa le esperan.

5. Un crisol

Sudáfrica. Las huellas y las heridas de su reciente historia siguen muy presenten en el país austral. Una nación de contrastes que en lo que se refiere a su impresionante naturaleza no le defraudará. Las aguas de dos océanos, el Índico y el Atlántico, se revuelven en el extremo del país; desde lo alto del cabo de Buena Esperanza sabrá por qué la vuelta al mundo fue casi misión imposible. Contemplará los impresionantes leones de melena negra, no en vano, es un gran destino para hacer un safari.

Antes de volar tenga en cuenta...

Rutas aéreas. Con el espacio aéreo ruso cerrado por la guerra de Ucrania, algunas aerolíneas han modificado sus rutas de larga distancia y han tenido que introducir más escalas y subir los precios.

Covid. Asegúrese de los requisitos de entrada que exige el país donde vaya. Certificado de vacunación con dos dosis o pasaporte Covid son las más habituales. Algunos países exigen prueba PCR.

Ni de entrada, ni de salida. Naciones como Nueva Zelanda son muy restrictivas con la entrada de alimentos, plantas o animales. Las multas por burlar la ley son muy altas y le pueden deportar. No se arriesgue tampoco a llevarse arena de playa o corales como recuerdo. Suele estar prohibido.

Normas
Entra en El País para participar