Goldman se estrella contra la volatilidad

Su apuesta por el crédito al consumo ha salido mal, mientras Morgan Stanley triunfa en la gestión de patrimonios

Logos de Goldman Sachs y Morgan Stanley, en la Bolsa de Nueva York.
Logos de Goldman Sachs y Morgan Stanley, en la Bolsa de Nueva York. Getty Images via AFP

Goldman Sachs y Morgan Stanley anunciaron el martes una caída de sus beneficios en el cuarto trimestre. Las comisiones de banca de inversión cayeron a la mitad de un año a otro en ambos casos, aunque Goldman generó un 50% más de asesoramiento en acuerdos y colocación de acciones y bonos que su archirrival. Los ingresos por trading de Goldman también subieron casi un quinto respecto a los tres últimos meses de 2021, mientras que los de Morgan Stanley cayeron un 12%.

Cuando la actividad de banca de inversión se marchita, los inversores examinan con lupa los demás negocios. Mientras que Morgan Stanley ha volcado con éxito energía y capital en la gestión de patrimonios, que dio una rentabilidad sobre fondos propios del 18%, David Solomon, CEO de Goldman, prometió durante años que el crecimiento vendría del préstamo al consumo (como su tarjeta de crédito con Apple). Pero no ha sido así. La división que Goldman llama ahora “soluciones de plataforma” generó una rentabilidad negativa del 65% en el cuarto trimestre.

Aunque se suponía que la banca minorista iba a añadir previsibilidad a los beneficios, ha hecho todo lo contrario. Perdió casi 4.000 millones de dólares antes de impuestos en los últimos tres años. Ya en 2019, Solomon dijo que el impulso del consumo se había comido 1.000 millones, lo que sugiere que el acumulado ahora es de 5.000 millones.

Parte es mala suerte: los bancos ahora deben asumir cargos por deudas incobrables cuando hacen préstamos, no como cuando Goldman se embarcó en la estrategia. Al esperar años para detallar las pérdidas en un negocio que una vez se promocionó como “revolucionario”, Goldman ha perdido algo de credibilidad. Mientras, Morgan Stanley le ha robado terreno: la mitad de sus ingresos procede ahora de la gestión de patrimonios, y el martes la firma reafirmó su objetivo a largo plazo de acumular 10 billones en activos, más de lo que tiene hoy BlackRock.

Ello deja a Goldman a la zaga. Durante la década anterior a la toma de posesión de Solomon, Goldman cotizaba por encima de Morgan Stanley. Ahora los inversores valoran un dólar de los activos netos de este como si valiera un 40% más que el mismo dólar en Goldman. Aunque la idea puede ser impedir que los inversores comparen las dos empresas, las discrepancias hacen difícil que no lo hagan.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías