Financiación

Iberdrola vende 1.000 millones en bonos híbridos verdes al 4,87%

Ibercaja coloca 350 millones en cocos al 9,6%

Sede de Iberdrola en Bilbao.
Sede de Iberdrola en Bilbao. REUTERS

La actividad en el mercado de capitales sigue su curso y hoy es el turno de la deuda híbrida financiera y corporativa. Dos semanas después de que Sabadell colocara 500 millones en un bono contingente convertible (cocos en la jerga) para amortizar la emisión de 2017, hoy Ibercaja acapara la atención. La entidad ha captado 350 millones en cocos. Aunque esta deuda es perpetua, la entidad incluye la opción de recompra al quinto. Los bonos pagarán un cupón trimestral del 9,625%, próximo al 9,375% que abonan los cocos de Sabadell. Barclays, HSBC, JP Morgan y Mongan Stanley son las entidades colocadoras.

Los cocos, el tipo de deuda de más riesgo, son instrumentos híbridos que tienen elementos de deuda –pagan un interés al comprador– y de capital –pueden absorber pérdidas–. Su principal característica es que pueden convertirse en acciones si la ratio de capital de máxima calidad CET1 desciende por debajo de un determinado nivel. En el caso de Ibercaja esto ocurriría si baja del 5,125%.

Siguiendo con la deuda híbrida, pero en este caso corporativa, Iberdrola ha colocado 1.000 millones en nuevo bono híbrido verde con opción de amortización anticipada en julio de 2028. El apetito mostrado por los inversores ha permitido rebajar el precio. Los bonos partían con un cupón anual del 5,75%, pero al cierre se ha situado en el 4,875%. Junto al cupón los bonos ofrecerán una rentabilidad del 4,881%. La demanda ha superado los 3.200 millones.

La compañía que preside Ignacio Galán ya anunció el paso junio su intención de lanzar bonos híbridos cuando se dieran las condiciones, pero no ha sido hasta este año cuando por fin ha dado el paso. En un ejercicio como fue 2022, la volatilidad y la subida de los costes de financiación redujo a la mínima expresión la emisión de formatos híbridos. En el mercado español, Telefónica fue la única que lo hizo con la venta de 621 millones para amortizar y sustituir por una nueva emisión de obligaciones perpetuas subordinadas verdes de 750 millones de euros que a comienzos de noviembre. Natixis, BNP Paribas, BBVA, Bank of America, HSBC, Intesa Sanpaolo, Mizuho, MUFG, Santander y Unicredit son las entidades colocadoras.

La lista de emisiones la cierra Santander. Un día después de que CaixaBank colocara 500 millones en libras en deuda subordinada con vencimiento a 10 años, el banco que preside Ana Botín está vendiendo 500 millones de libras deuda sénior preferente a siete años. La operación parte con un diferencial de 210 puntos básicos sobre la deuda británica y se ha cerrado a 195. Santander, HSBC, Lloyds y RBC Capital Markets son los bancos colocadores.

Normas
Entra en El País para participar