La OCDE eleva a 202.000 millones la recaudación del mínimo global del 15% en Sociedades

Aumenta en 65.000 millones los ingresos derivados de imponer una tasa mínima global

El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.
El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. GETTY

Los países contarán con muchos más ingresos derivados de la tributación empresarial. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha publicado este miércoles sus cálculos actualizados sobre los efectos que tendrá en las economías la adopción del acuerdo fiscal firmado por más de 135 países y que fijará un mínimo global del 15% en el impuesto sobre sociedades. En total, los ingresos de esta tasa mínima aumentarán en 65.000 millones de euros, hasta un total de 202.000 millones de euros, mientras que se reubicarán otros 184.000 millones de euros en beneficios procedentes de las 100 mayores multinacionales del mundo.

El nuevo impuesto, que podría entrar en vigor en el año 2024, pivota sobre dos ejes. Por un lado está el conocido como Pilar Uno, que busca asignar los ingresos obtenidos por multinacionales a las jurisdicciones donde se consuman los bienes o servicios vendidos, evitando deslocalizar la tributación. Por el otro se encuentra el Pilar Dos, que impondrá un tipo mínimo del 15% en Sociedades en todos los países.

Cuando la OCDE hizo público el primer acuerdo fiscal entre los países, en julio de 2021, estimó que la tasa mínima del 15% recaudase 150.000 millones de dólares (unos 138.000 millones de dólares). Ahora, aumenta sus cálculos gasta los 220.000 millones de dólares en ingresos (202.000 millones de euros).

Por su parte, el primer pilar, según los cálculos del organismo, reubicará unos 200.000 millones de dólares (unos 184.000 millones de euros) tras gravar a las multinacionales más grandes y rentables, incluidas las principales empresas digitales, explica el organismo.

El primer pilar incluye a las multinacionales con ingresos globales superiores a los 20.000 millones de euros y una rentabilidad por encima del 10%, excluyendo las empresas extractivas (petroleras o mineras) y las de servicios financieros regulados. El nuevo marco asignará los ingresos a las jurisdicciones donde se consuman los bienes o servicios vendidos por estas grandes empresas. Posteriormente, los beneficios en exceso de ese 10% se asignarán a las jurisdicciones usando el reparto de ingresos con el objetivo de estar sujetos a impuestos.

El segundo pilar abarcará a las empresas que facturen 750 millones de euros o más a nivel global, haciendo que el tipo mínimo impositivo sea del 15% en todas las jurisdicciones adheridas al acuerdo.

La OCDE explica en un comunicado preliminar que este aumento de las previsiones se explica porque los beneficios de las empresas multinacionales más grandes y rentables han aumentado en los últimos años. "El análisis muestra que alrededor del 50% de las ganancias sujetas al Pilar Uno provienen de grandes empresas digitales (como fabricantes de productos electrónicos o empresas de internet) y el resto proviene de otros sectores no digitales, como los productos farmacéuticos", añade.

Normas
Entra en El País para participar