BBVA reduce un 40% las pérdidas por fraude en los últimos tres años

Ha reforzado el acceso a los servicios a través de información biométrica

BBVA reduce un 40% las pérdidas por fraude en los últimos tres años

BBVA ha reducido un 40% las pérdidas por fraude en los últimos tres años. Ante la continua digitalización de los servicios financieros y el aumento de los clientes exclusivamente digitales, la entidad diseñó en 2019 un plan para prevenir las estafas a los usuarios. Según detalla BBVA, desde entonces el banco ha logrado prevenir hasta un 75% del fraude producido sobre los clientes, en un escenario de crecimiento de los ataques superior al 100%.

“El aumento en la transaccionalidad, especialmente con los dispositivos móviles, ha provocado un incremento de fraudes y estafas cometidos sobre los clientes, como el phishing o el smishing, entre otras técnicas. Dentro de este contexto cada vez más digital y donde el número de amenazas crece de manera exponencial, es fundamental contar con unos principios y una misión claramente definidos en materia de fraude”, explica Pedro Pastor Rivas, responsable global de prevención de fraude en BBVA.

Entre las medidas adoptadas, el banco destaca la incorporación de un CVV dinámico en las tarjetas Aqua. Se trata de una tarjeta sin números impresos y con un CVV que cambia en cada compra. Otras medidas diseñadas por la entidad tienen que ver con soluciones de biometría para la verificación digital de la identidad que sustituye el uso de contraseña, o la funcionalidad de encender o apagar las tarjetas.

BBVA también colabora con empresas tecnológicas para implantar soluciones para la prevención del fraude. En ese sentido, el banco trabaja con FeatureSpace, proveedor de la plataforma antifraude de última generación ARIC, para la prevención de estafas en tarjetas, pagos y originación en todos los países donde opera.

Igualmente, BBVA ha realizado campañas de formación para que los clientes puedan identificar intentos de phishing, realizar pagos seguros o aprender a reportar posibles actividades fraudulentas. “Nuestro objetivo es ser el banco más seguro para nuestros clientes, incrementar su confianza e intentar estar un paso por delante de los defraudadores”, asegura Pastor.

A cierre de septiembre de 2022, BBVA contaba con 47,8 millones de clientes digitales, lo que supone un crecimiento del 40% en dos años. Igualmente, registró 45,9 millones de clientes móviles (+44% desde 2020). Además, durante los nueve primeros meses del ejercicio, BBVA captó 8,6 millones de nuevos clientes y más de la mitad de ellos (el 54%) se incorporaron al banco a través de canales digitales, por lo que ha establecido como prioridad la prevención del fraude.

Normas
Entra en El País para participar