BBVA lanza Aqua, que pretende ser la tarjeta más segura del mundo

No tiene impreso un código de numeración y su código de verificación CVV cambia cada cinco minutos.

Tarjeta Aqua BBVA
BBVA lanza la tarjeta Aqua Europa Press

Los medios de pago se han convertido en uno de los productos estrella de la banca, pero también de las fintech. De hecho, los medios de pago se han transformado en una de las principales patas del negocio bancario con más competencia, no solo entre los propios bancos, sino entre las tecnológicas, incluso entre las grandes firmas de distribución. La normativa de servicios de pago  PSD2 ha llegado, además, para incrementar esta competencia.

La menor oferta de cajeros automáticos para sacar efectivo también ha contribuido a desarrollar más los medios de pago alternativos que suplan a la retirada de efectivo de estos terminales.

Ante todo esto, BBVA ha aprovechado el auge de los medios de pago tras la pandemia y ha lanzado la nueva tarjeta Aqua, dirigida a todos los clientes del banco y sobre todo a aquellos que quieren hacer compras por Internet y no se sienten seguros- La nueva tarjeta no tiene impreso ni el número de la tarjeta ni la fecha de caducidad y su código de verificación CVV es dinámico y cambia cada cinco minutos, para que el cliente se sienta más seguro al realizar sus pagos.

Esta nueva tarjeta ha sido presentada por el director de Desarrollo de Negocio de BBVA en España, Gonzalo Rodríguez, que destacado la apuesta del banco por "innovar en el mundo de medios de pago".

Ha explicado que solo en España al mes se realizan más de 500 millones de pagos con tarjeta de crédito o débito, Gonzalo Rodríguez ha incidido que esta nueva tarjeta ofrece "máxima seguridad, seguridad total" para el cliente. "Le quitamos el temor de que su numeración al hacer un pago por Internet acabe en manos de alguien", ha señalado.

Se trata de una nueva familia de tarjetas "pioneras y únicas" en España y la característica de Aqua es que no tiene impreso el número de la tarjeta (PAN), ni la fecha de caducidad.

Además, por primera vez, el código de verificación (CVV) es dinámico y cambia cada cinco minutos, lo que permite disponer de mayor seguridad en todas las operaciones online y el cliente, además, no corre ningún riesgo si pierde la tarjeta o si sus datos acaban en manos de otras personas.

En los comercios físicos el pago se realiza igual que siempre, pero en las compras online el cliente debe acceder a su app y consultar el número de la tarjeta, el CVV y la fecha de caducidad. Esta funcionalidad está basada en tecnología de cloud y en algoritmos criptográficos avanzados para asegurar la inviolabilidad del código generado para el usuario final.

"Damos un paso más en seguridad. Si el cliente realiza compras por Internet, siempre tiene el temor de que sus datos se los quede alguien. Hacemos que esto no sea posible", ha destacado el responsable de desarrollo de negocio de BBVA en España.

Con esta tarjeta el banco va más allá de los cambios introducidos por PSD2 en materia de seguridad, segú n ha explicado el directivo, y ha recordado que BBVA fue la primera entidad financiera española en desplegar de manera masiva entre sus clientes el nuevo proceso de verificación de las transacciones electrónicas recogida en la normativa de pagos europea (PSD2) que exige una doble autenticación del cliente en las compras en internet.

La nueva tarjeta cuenta con la modalidad de débito, crédito y prepago.

Además, el cliente puede elegir si quiere la tarjeta física, -emitida con plástico reciclable- o solo digital.

La tarjeta estará disponible a finales de este mes. Aqua es compatible con todos los sistemas de pago móvil que ofrece BBVA, además del propio sistema del banco, Apple Pay (iOS), Samsung Pay o Google Pay (Android).

Aqua será gratuita para los clientes vinculados y tendrá un coste de 35 euros al año (débito) y de 42 euros (crédito) para los que no cumplen las condiciones de vinculación. BBVA dará directamente la tarjeta Aqua a todos los nuevos clientes que se den de alta por canales digitales, aunque los que lo hagan en oficina también podrán solicitarla, así como quienes ya son clientes.

BBVA mantendrá toda la gama actual de tarjetas y prevé alcanzar el millón de tarjetas Aqua en dos años. "Aqua es un salto en la forma en que los clientes van a poder gestionar y realizar sus pagos con tarjeta", ha asegurado Rodríguez, quien ha apuntado que más del 10% de los pagos con tarjeta en BBVA ya son a través del móvil.

Asimismo, ha subrayado que esta iniciativa va más allá del lanzamiento de una tarjeta y es "una nueva experiencia para los clientes". "Cuando accedan a la 'app', encontrarán en primer lugar aquellos servicios más utilizados para facilitarle las gestiones, tendrán un mayor control de sus gastos, podrán elegir la modalidad de pago que deseen y contar con mayor seguridad en sus compras online, ya que el número y el CVV no aparecen en las tarjetas", ha explicado Gonzalo Rodríguez.

Para desarrollar este nuevo proyecto, BBVA ha llevado a cabo un estudio basado en entrevistas con 1.000 clientes en España -realizadas durante el pasado mes de diciembre- sobre el uso de las tarjetas y de la banca digital. La conclusión es que la seguridad, la planificación y el control de gastos y productos, así como la posibilidad de poder realizar un gran número de operaciones a través del móvil, son los elementos más valorados.

Además, Gonzalo Rodríguez ha explicado que la experiencia se completa con los últimos servicios que BBVA ha incorporado a la aplicación recientemente, como la retirada de efectivo sin contacto en los cajeros o una visión global de los comercios electrónicos o plataformas donde los clientes hayan registrado sus tarjetas bancarias. Esta nueva funcionalidad permite a los clientes tener un mayor control de los instrumentos de pago que se almacenan en la red, al poder conocer en todo momento en qué plataformas digitales se han introducido.

Rodríguez asegura que "Aqua es la revolución en la forma en que los clientes pueden gestionar y pueden pagar con su tarjetas, dando al cliente: la máxima seguridad posible, el control absoluto de sus tarjetas, la posibilidad de pagar cómo y cuando ellos quieran, y dando los servicios que solo la tecnología hace posible".

BBVA ya ha desplegado esta iniciativa en México y Turquía. Recientemente, el banco lanzó toda la experiencia de pago unificado en el móvil en México y a lo largo del próximo año los clientes de este país dispondrán de tarjetas con material reciclado sin PAN ni CVV.

Los clientes en Turquía ya disponen de una tarjeta sin PAN ni CVV y próximamente se implantará el CVV dinámico. El objetivo es llevar esta misma experiencia también a otros países como Perú o Colombia.

Normas
Entra en El País para participar