_
_
_
_
_

Es mejor arreglar el mercado de bonos de EE UU antes de que se rompa

El número de bonos listos para comprarse o venderse en un momento dado ha ido cayendo

El mercado de bonos de EE UU tiene un problema de fontanería. La deuda pública es cada vez más difícil de negociar. Su volatilidad ha subido un 45% interanual, según el índice ICE BofAML Move. El número de bonos listos para comprarse o venderse en un momento dado ha ido cayendo, lo que se refleja en la profundidad de la cartera de órdenes, que está en su nivel más bajo desde marzo de 2020 para algunos bonos, según la Fed de Nueva York. Esos problemas influyen en los tipos que se pagan por la vivienda, el coche o la universidad.

La Fed intervino cuando la pandemia estuvo a punto de parar el trading de bonos del Tesoro, y podría hacerlo de nuevo. Modificó la ratio de apalancamiento suplementario –que establece que los mayores bancos de EE UU deben poseer un capital equivalente al menos al 5% de sus exposiciones crediticias– para excluir del cálculo los bonos soberanos, y los depósitos que los bancos mantienen en la Fed. Eso animaba a las entidades a volver al mercado. La modificación expiró en marzo de 2021.

Revivir la exención no entraña ningún peligro. Incluir los bonos del Tesoro y el exceso de reservas, que están esencialmente libres de riesgo, en las ratios de apalancamiento perjudica la liquidez al tiempo que hace poco por reducir los riesgos. Pero dar a los bancos la capacidad de negociar bonos más fácilmente no garantiza que lo hagan cuando sea necesario.

Hay otras opciones para arreglar el mercado, pero su aplicación llevará meses, si no años. Una de ellas es el trading todos contra todos, que abriría la negociación del Tesoro desde un conjunto limitado de grandes bancos a todos los participantes en el mercado, como se indica en un informe de noviembre de un grupo de agencias públicas. Pero la ratio de apalancamiento, como demostró la Fed en 2020, puede actualizarse en cuestión de días.

El tiempo podría ser esencial. En junio, la Fed empezó a vender los 3,3 billones en bonos del Tesoro que adquirió durante la pandemia. Sin una demanda suficiente, las ventas podrían empeorar la volatilidad. Una solución temporal no es lo ideal, pero es mejor que la alternativa.

Archivado En

_
_