_
_
_
_

El regreso de los turistas chinos traerá turbulencias

Pekín podría sentirse tentada de limitar el movimiento de sus ciudadanos hasta que se fortalezca el consumo interno

Llegada de turistas chinos al aeropuerto Schiphol de Amsterdam
Llegada de turistas chinos al aeropuerto Schiphol de AmsterdamROBIN VAN LONKHUIJSEN (AFP)

Los turistas chinos han vuelto. Minoristas y hoteleros desde Macao hasta París se preparan para recibirlos tras la reapertura de las fronteras chinas esta semana. La demanda acumulada augura una recuperación plena del gasto anual en el exterior, aun cuando la capacidad de los vuelos y la exigencia de pruebas Covid ralenticen el ritmo.

A partir del 8 de enero, los viajeros procedentes del exterior ya no tendrán que pasar una cuarentena. Desde el comienzo de la pandemia, los duros controles de visado, inmigración y otros han restringido los viajes al extranjero de 1.400 millones de personas. Las autoridades dicen ahora que restaurarán los viajes “de forma ordenada”. Las reservas de vuelos internacionales para la fiesta del Año Nuevo lunar a finales de enero repuntaron en seguida, según la agencia de viajes digital Trip.com.

Esto supondrá un enorme alivio para el turismo mundial: en 2019, los ciudadanos chinos se gastaron 255.000 millones de dólares en el extranjero en 155 millones de viajes, más que ningún otro país, y son responsables del 17% del gasto mundial en viajes internacionales. Casi la mitad de ese gasto se dedicó a compras y alojamiento, según datos de la OMT. Y como las familias chinas acumulan 1,9 billones de dólares en exceso de ahorro en 2022, seguro que tendrán ganas de comprar. Las acciones de Richemont, propietaria de Cartier, y del gigante del lujo LVMH han subido, respectivamente, un 9% y un 4% desde que Pekín anunciara las medidas de relajación la semana pasada. Las acciones de empresas minoristas, de servicios y casinos de Hong Kong y Macao, que son los dos destinos más populares para los turistas chinos, también han repuntado.

No obstante, existen grandes incógnitas. Pekín podría sentirse tentada de limitar el movimiento de sus ciudadanos hasta que se fortalezca el consumo interno, aunque las autoridades chinas han protestado por las restricciones impuestas por países alegando que tienen una motivación política, y han advertido de que tomarán represalias contra las medidas excesivas. Con el aumento de las tensiones geopolíticas, el regreso de los turistas más importantes del mundo será un viaje movidito.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_