Cómo cumplir este año con tus propósitos financieros

Cinco consejos para que en 2023 puedas comprometerte con tu futuro y cumplir tus objetivos

Cómo cumplir este año con tus propósitos financieros

¿Te preocupa tu salud financiera? ¿Quieres sacarle más partido ese año a tu dinero? ¿Y mejorar tu economía personal, familiar o empresarial? Sea cual sea tu preocupación, si uno de tus propósitos para 2023 tiene que ver con tu dinero y tu situación patrimonial, desde Abante te proponemos que aproveches el nuevo año para tomar las riendas de tu futuro y pasar en el presente de la preocuparte a ocuparte.

¿Por dónde empezamos?

1. Lo primero que debes tener claro es que, aunque estemos hablando de dinero, el primer paso nunca tiene que ver con números. ¿A qué nos referimos? Para que el dinero deje de ser un problema o un motivo de preocupación, tenemos que mirar más allá y cambiar la forma de relacionarnos con él. Es decir, debemos comprender que el dinero no es un fin en sí mismo, sino que es el medio que nos va a ayudar a conseguir lo que es verdaderamente importante para nosotros.

Hay un antiguo refrán que dice que “no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”, y podemos pensar que cuanto más dinero tengamos, mejor, pero la experiencia nos dice que si no hemos cuantificado cuánto dinero realmente necesitamos para vivir la vida que queremos, puede que siempre estemos agobiados y queramos más y más. Lo que nos puede llevar a una insatisfacción constante.

2. Para que puedas saber cuánto dinero necesitas, es fundamental que conozcas cuánto te cuesta financiar la vida que quieres tener y, para ello, el primer paso es reflexionar sobre ti mismo. Piensa en qué es lo que te ilusiona, lo que vas a querer en el futuro, qué objetivos tienes para tu jubilación, si vas a querer ayudar a tus hijos o a otro familiar, montar un nuevo negocio o garantizar el futuro de tu empresa familiar.

Y, también, puedes aprovechar para ir más allá, pensar a más largo plazo y cuestionarte ciertos temas que tienen que ver con tu familia y lo que puede pasar con ellos el día de mañana cuando tú no estés. ¿Tengo testamento? ¿He planificado bien cómo quiero que se quede mi familia? ¿Me conviene un seguro de vida? ¿Y uno de dependencia?

3. Reflexionar sobre tu proyecto biográfico, pensar qué vas a querer en cada etapa de tu vida, cómo vas a querer vivirla y cómo puedes proteger lo que estás construyendo es la antesala para poder definir una buena estrategia patrimonial y qué productos son los que más se adaptan a tus necesidades y a tus objetivos. Y para poder cuantificar bien tus objetivos y necesidades y hacerte las preguntas adecuadas, recurrir a expertos en asesoramiento financiero y planificación patrimonial es fundamental.

El asesor financiero va a pintar en números cuánto te cuestan tus objetivos y eso es lo que te va a ayudar a saber cuánto dinero necesitas y cuál es el déficit que tienes actualmente, es decir, la diferencia entre lo que ahora tienes y vas a ir generando, con lo que cuesta todo aquello que quieres hacer. Y ese déficit es el que tendrás que conseguir en los mercados financieros.

4. Tras definir tus objetivos, cuánto cuestan y proyectarlos en el tiempo, ha llegado el momento de poner tu dinero a trabajar. El asesor financiero definirá cuál es la mejor fórmula, en tu caso, para acudir a los mercados y rentabilizar tu dinero en función de tu situación, tu plazo y tu perfil de riesgo. Además, el asesor financiero te explicará en qué productos vas a invertir y los riesgos y características de cada uno de ellos para que tengas toda la información, te comprometas con tus inversiones y no te pongas nervioso de más cuando llegan momentos de incertidumbre en los mercados.

5. Como en muchos otros ámbitos de la vida, la constancia aquí también es fundamental. Hacer este plan, invertir al principio y olvidarte puede hacer que no logres la rentabilidad final que esperabas. Una de las claves a la hora de invertir consiste en ir haciendo aportaciones periódicas para capturar todas las oportunidades del mercado y evitar entrar únicamente en un mal momento.

Además, establecer un seguimiento con tu asesor financiero y revisar cada cierto tiempo tu estrategia y tu situación es básico para hacer algún cambio en tu cartera de inversión por si tus circunstancias y objetivos ya no son los mismos. De esta forma estarás bien invertido porque tu estrategia responderá a tu plan personal.

Normas
Entra en El País para participar