_
_
_
_

Las telecos ‘españolas’ pierden cerca de 12.000 millones en Bolsa en 2022

Vodafone y Telefónica sufren el castigo de los inversores Orange resiste en el mercado a la espera de la fusión con MásMóvil

Usuario de telefonía móvil en una calle de Madrid.
Usuario de telefonía móvil en una calle de Madrid.Pablo Monge
Santiago Millán Alonso

Las telecos con operaciones en España han vuelto a vivir un año complicado. Vodafone, especialmente, y Telefónica registran fuertes descensos anuales, mientras que Orange resiste la presión y apenas cede posiciones, en pleno proceso de fusión con MásMóvil. En términos generales, estas operadoras ceden cerca de 11.500 millones de euros en capitalización bursátil.

El sector en Europa también vive un momento complicado. El índice Stoxx Europe 600 Telecommunications cede en torno a un 17% desde principios de año. La fuerte presión competidora, en mercados como España, Italia o Reino Unido, parece volver a penalizar las cuentas de las operadoras. Y las estimaciones para los próximos tiempos no son positivas. Por ejemplo, la agencia Moody’s prevé un crecimiento de los ingresos de las telecos en la región de Europa, Oriente Medio y África (EMEA) del 0,5% en los próximos 12-18 meses, excluyendo operaciones internacionales, el menor porcentaje de todas las áreas geográficas mundiales.

En este escenario, Vodafone es uno de los peores valores entre las grandes operadoras europeas, con una caída en Bolsa en el año superior al 27%. El descenso supone una pérdida de más de 8.800 millones de euros en capitalización bursátil. Su valor de mercado actual es de 22.980 millones de libras (unos 26.067 millones de euros).

La compañía acaba de dar un drástico giro con el cese como consejero delegado de Nick Read, en el cargo desde 2018, con el nombramiento para el cargo de forma interina de la actual directora financiera, Margherita Della Valle.

Vodafone ha afrontado transacciones de calado, como la venta del 50% de su negocio de torres a KKR y GIP, por la que podría captar hasta 7.100 millones de euros, que se destinarán, en gran medida, a reducir deuda. Pese a estos movimientos, Read no ha logrado convencer a algunos de los grandes accionistas de Vodafone, como Etisalat o el magnate francés de las telecos, Xavier Niel. La empresa, además, revisó a la baja sus previsiones de cuentas para este año, con nuevas dudas sobre Alemania, su mayor mercado en aportación de ingresos.

Telefónica, por su parte, también ha vivido un año complicado en Bolsa, especialmente durante el segundo semestre. La teleco cede cerca de un 12% desde principios de año, con una pérdida próxima a 2.800 millones de euros en capitalización bursátil que actualmente es de 19.550 millones de euros. La operadora, que llegó a cotizar por encima de cinco euros a principios de abril, cerró la última sesión en 3,38 euros. El mercado está a la espera de las líneas del nuevo plan estratégico, que la compañía está diseñando.

En las últimas semanas, además, Telefónica se ha visto penalizada por la mala evolución de su filial brasileña, afectada, a su vez, por las incertidumbres políticas y económicas que afronta el país.

Orange

De entre las grandes telecos con presencia en España, Orange apenas registra cambios desde principios de año. Sus acciones ceden un 0,65%, que en términos de capitalización supone una pérdida cercana a 250 millones de euros. La firma capitaliza casi 24.900 millones. El objetivo de la operadora francesa, que nombró nueva consejera delegada a Christel Heydemann en sustitución de Stephane Richard, es convencer a Bruselas para que apruebe la fusión con MásMóvil, valorada en 18.000 millones de euros. Toda Europa está pendiente de una decisión, que puede ser clave para nuevas operaciones corporativas en otros países.

La rumana Digi, la compañía que más crece en término de clientes en España, cede un 21% desde principios de año en Bolsa. En términos de capitalización bursátil, pierde unos 148 millones de euros.

Al margen de las operadoras, Cellnex pierde en Bolsa cerca de un 38% desde principios de año. La compañía, al igual que el resto de las grandes empresas de infraestructuras de telecomunicaciones, se ha visto penalizada por el posible impacto que puede tener en su deuda el incremento de los tipos de interés.

Deutsche Telekom lidera a las grandes del sector

Alemania. Deutsche Telekom, al contrario que otras grandes operadoras del sector, puede presumir de acercarse a final de año con una revalorización en Bolsa cercana al 15%, que sitúa su capitalización bursátil por encima de 94.000 millones de euros. La compañía, que se ha visto favorecida por el fuerte crecimiento de sus negocios en EE UU, mejoró en noviembre sus estimaciones para el año y anunció un aumento de sus dividendos del 10%. Deutsche Telekom vendió un 51% de su división de torres a DigitalBridge y Brookfield, en una transacción valorada en 17.500 millones de euros, con el objetivo de reducir deuda.

Telecom Italia. La teleco transalpina es uno de los peores valores del sector, con una caída en Bolsa del 51% desde principios de año, marcado por el interés de KKR.

BT. El antiguo monopolio británico cede un 33% desde principios de año, ante las dudas de los inversores sobre el esfuerzo inversor que deberá realizar la teleco para desplegar fibra en todo el país. En los países del norte de Europa, Telenor se hunde un 42% anual en Bolsa, por un 25% de Telia. La helvética Swisscom cede un leve 1,8%.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Santiago Millán Alonso
Es periodista de la sección de Empresas, especializado en Telecomunicaciones y Tecnología. Ha trabajado, a lo largo de su carrera, en medios de comunicación como El Economista, El Boletín y Cinco Días.

Más información

Archivado En

_
_