Los fondos conservadores no recuperarán lo perdido al menos hasta 2025

Estos vehículos han caído entre un 2% y un 8% durante los últimos 12 meses

Un operador bursátil.
Un operador bursátil.

En España los fondos de inversión más populares son los conservadores, que invierten en bonos emitidos por gobiernos. Hay más de tres millones de españoles con este tipo de producto financiero. En los últimos 12 meses han sufrido un importante batacazo, con pérdidas que van del 2% al 10%. Y, lo peor es que lo más probable es que no se recuperen hasta dentro de tres años.

A mediados de 2021 la deuda pública vivía un momento dulce. Los bonos se habían revalorizado mucho gracias a las fuertes medidas puestas en marcha por los bancos centrales para afrontar la pandemia. Sin embargo, cuando la inflación se disparó, la política monetaria tuvo que virar a toda velocidad, lo que provocó una fuerte depreciación de todos los bonos soberanos.

Para los inversores conservadores fue un shock. Habían invertido en un producto que creían seguro. En renta fija, les contaron. Y ahora, ¿cómo es posible que donde tenían invertidos 40.000 euros queden menos de 37.000 euros?

Las pérdidas son generalizadas. En los fondos de renta fija a largo plazo, los más comunes, la caída media entre octubre de 2021 y octubre de 2022 ha sido del 8%, según datos de Inverco, la asociación sectorial. Y en los fondos de renta fija mixta (que incluyen un poco de Bolsa), las pérdidas medias llegan al 9%. Nunca antes se había visto algo así. Incluso en los fondos ultraconservadores las caídas rozan el 2%.

Joaquín García Huerga, director de estrategia global de BBVA AM, explica que las perdidas en renta fija han sido “una anomalía histórica”. A su juicio, si el cliente estaba bien perfilado, lo mejor que puede hacer es mantenerse en el producto sin asumir más riesgos “porque antes o después recuperará las pérdidas”.

La gran incógnita es cuándo. ¿Cuándo volverán a valer esos fondos lo que valían hace un año? Y la buena noticia es que la deuda soberana ya empieza a ofrecer algo de rentabilidad. Un bono español a 10 años daba hace 12 meses un retorno del 0,38%, mientras que ahora paga un 2,8%. El problema es que las carteras de inversiones de los fondos ya están constituidas y se van renovando poco a poco.

Unai Ansejo, consejero delegado de la firma de inversión Indexa Capital, es relativamente pesimista. “Dependerá mucho de la evolución de los tipos y de la Bolsa pero, en un fondo de renta fija mixta, asumiendo que los bonos rentan un 3% y las acciones un 6%, se podría lograr un 3,6% anual. Ahora bien, si se le descuentan las comisiones, tenemos que el inversor podría tener que esperar hasta 2026 para recuperar todo el dinero”, apunta.

Los fondos de renta fija pura ya están rotando los bonos en los que invierten. Ya van teniendo emisiones que rentan un 1,5% o un 2%. Pero la comisión de gestión que aplican suele superar el 1%, así que ese gasto aún se está comiendo casi todo lo que se obtiene del cupón.

Diego Fernández-Elices, director de inversiones de A&G Banca Privada, considera que dentro de poco esos fondos van a tener en cartera bonos que pagan un 3%-4%, “eso hace que todavía tengan que pasar dos o tres años más para que los inversores recuperen su dinero”.


Cambio de fondo

El dilema para los inversores es si merece la pena cambiarse de producto, ya que traspasar dinero de un fondo a otro no tiene ningún tipo de peaje fiscal. Félix López, jefe de renta fija de la firma Atl Capital, explica que “hay quien se puede plantear ir a fondos de renta fija más agresivos, como los que invierten en bonos de empresas que no tienen la máxima calificación crediticia, pero hay que ser cautos”.

El experto también recomienda revisar el nivel de comisiones del fondo y valorar si hay otros vehículos similares con gestores que hayan conseguido mejores retornos en los últimos años.

Sí que creo que puede haber mejores alternativas de inversión que un simple fondo de bonos”, considera Ferández-Elices. “Hay que asumir las pérdidas pasadas y buscar productos con buenos gestores y que tengan una estructura de comisiones adecuada”.

Uno de los problemas añadidos a la lenta recuperación que tendrán los fondos conservadores es que la inflación es y seguirá siendo alta, de acuerdo con el consenso de economistas, por lo que estos productos difícilmente podrán compensar las subidas de precios.

La gran paradoja de este momento de mercado es que los bonos soberanos se han depreciado tanto que para quienes empiezan ahora a invertir sí que representan una gran oportunidad de inversión. De hecho, este tipo de fondos son los que están ahora registrando la mayoría de captaciones: 14.000 millones de euros en lo que va de año.

Normas
Entra en El País para participar