Andrea Orcel tiene las de ganar en el debate sobre su salario

La capacidad del CEO de Unicredit para negociar fue clave en su fichaje, aunque hasta ahora los acuerdos le han sido esquivos

Andrea Orcel, en una imagen de archivo.
Andrea Orcel, en una imagen de archivo. Gettyimages

La remuneración de Andrea Orcel vuelve a ocupar titulares. El consejero delegado de UniCredit ya ha tenido un año redondo: en enero, un juzgado de Madrid le recompensó con 51,4 millones de euros después de que Santander retirase una oferta de empleo que le había hecho. La cuestión más delicada es cuánto debería pagar el consejo de administración del banco italiano, valorado en 25.000 millones de euros, a su veterano negociador por su trabajo habitual.

Conforme a las políticas de remuneración de UniCredit, Orcel recibe un salario de 2,5 millones de euros, con la posibilidad de duplicarlo mediante una bonificación anual. En 2022, hay razones de peso para pagarle el paquete completo. Va camino de alcanzar unos objetivos cuantitativos que incluyen unos ingresos netos de 16.300 millones de euros y un rendimiento del capital tangible por encima del 7%. También ha reducido costes, al tiempo que ha mantenido el capital básico por encima del 15% de los activos ponderados por riesgo.

Orcel también mantendrá su promesa de devolver casi 4.000 millones de euros de capital a los accionistas este año. Las acciones de UniCredit cotizan a 0,38 veces su valor contable tangible, frente a la media de 0,48 veces de los bancos europeos. Esta cifra es superior a las 0,34 veces y 0,57 veces a las que cotizaban cuando se hizo cargo del banco en abril de 2021, según datos de Refinitiv.

Un límite normativo impide a UniCredit pagar a su consejero delegado una prima mayor, por lo que es posible que el consejo tenga que aumentar su salario fijo para retribuirle más. Sin embargo, no está del todo claro que eso esté justificado. La capacidad de Orcel para cerrar acuerdos fue un factor clave en su contratación, pero hasta ahora esos acuerdos le han sido esquivos. Las conversaciones para la compra de Banca Monte dei Paschi di Siena, bajo control del Estado, fracasaron el año pasado. Una aproximación posterior al Banco BPM también se quedó en nada, según dijeron a Breakingviews fuentes con conocimiento directo de la situación. Orcel tiene una exposición a Rusia de 7.000 millones de euros, lo que ha puesto nerviosos a algunos inversores, a pesar de que el banco afirma que solo mermaría 91 puntos básicos de capital en un escenario de pérdidas máximas.

Pier Carlo Padoan, presidente de UniCredit, afirma que Orcel no ha pedido un aumento de sueldo. Pero tendría dos tipos de bazas en un debate salarial. Su retribución total es comparable a la del consejero delegado de Intesa Sanpaolo, Carlo Messina, y superior a la media de los salarios de otros altos directivos de bancos europeos. Pero está entre un 25% y un 60% por debajo de la retribución máxima ofrecida a los dirigentes de Deutsche Bank, Santander, Barclays y UBS.

Por otro lado, siempre existe el riesgo de que Orcel se marche a otro gran banco europeo. Por ejemplo, si el puesto de mayor rango de su antiguo empleador, UBS, quedara vacante, él sería uno de los principales candidatos. Cuando los miembros del consejo de administración de UniCredit se planteen si aumentarle el sueldo, tendrán esto muy presente.