La gran banca descarta una guerra de depósitos pese a la subida de tipos

Los bancos cuentan con abundante liquidez

La remuneración del pasivo se comería el mayor margen de intereses

Ana Botín, presidenta de Santandery Carlos Torres Vila, presidente de BBVA
Ana Botín, presidenta de Santandery Carlos Torres Vila, presidente de BBVA

La gran banca descarta entrar en una guerra para remunerar los depósitos. Las principales entidades españolas se han mostrado impasibles ante la continua y acelerada subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo en los últimos meses y, de momento, no van a entrar en una puja para atraer clientes a cambio de retribuir el pasivo. En ese sentido, las fuentes financieras consultadas explican que la banca centrará su estrategia en otros productos de ahorro e inversión que ofrezcan rentabilidades más atractivas para los clientes.

Durante los últimos seis años, los bancos habían ido cesando paulatinamente las ofertas para captar clientes a través de la remuneración de las cuentas de ahorro y los depósitos. En marzo de 2016, el BCE bajó los tipos de interés al 0% y desde entonces el precio del dinero se mantenía en mínimos históricos, de forma que el ahorro de los clientes dejó de ser atractivo para las entidades. No solo no obtenían rentabilidad por los fondos, sino que debían pagar por custodiar el dinero.

Sin embargo, en los últimos meses, el BCE ha dado un giro a la política monetaria forzado por la crisis de altos precios. Al calor de las continuas subidas de tipos, algunas entidades pequeñas habían lanzado ofertas de remuneración de cuentas y depósitos para captar clientes y liquidez. El sector se mantenía expectante, mirando de reojo algún movimiento por parte de los grandes bancos que desatara una guerra por el pasivo, pero fuentes conocedoras del mercado explican que las grandes entidades no se van a sumar a esa batalla.

Las mismas fuentes explican que los bancos cuentan con abundante liquidez debido al ahorro generado durante la pandemia del Covid-19. Además, recuerdan que aunque se ha producido una acelerara subida de tipos, la cartera de crédito tarda varios meses en repreciarse por lo que las entidades todavía no han experimentado un alza en el margen de intereses suficiente como para remunerar el pasivo.

Aunque los bancos rechazan hacer comentarios al respecto, otras fuentes financieras apuntan también a la configuración actual de las carteras de crédito. En ese sentido, detallan que buena parte del activo generado por los bancos en los últimos años se trata de préstamos a tipo fijo y por mucho que suban los tipos de interés no se van a repreciar. En la misma línea, defienden que debido al alto volumen de ahorro con el que cuentan en los balances, una remuneración del pasivo se comería el mayor margen de intereses que empezarán a obtener en los próximos meses.

Ahorro e inversión

Desde el punto de vista del cliente, las mismas fuentes apuntan que aunque los bancos se lanzaran a remunerar los depósitos, nunca se alcanzaría un nivel suficiente para compensar la inflación (actualmente en el 6,8%). Se da la circunstancia de que durante la época de tipos de interés en negativo los ahorradores se vieron perjudicados porque sus ahorros no generaban rentabilidad. Y en estos momentos, a pesar de que los tipos de interés han subido rápidamente y en poco tiempo, tampoco se verán recompensados.

Hay que tener en cuenta que la facilidad de depósito (el tipo de interés al que remunera el banco central los depósitos a un día) aún se encuentra en el 1,5%. Algunos expertos consideran que a partir del 3% es cuando las entidades podrían realizar alguna oferta.

El propio Banco de España, en conversaciones informales con los banqueros durante las reuniones que mantienen regularmente con el supervisor, ha comentado lo paradójico de la situación. Aunque se ha producido de manera distendida y sin que suponga una presión para que los bancos empiecen a remunerar el pasivo, refleja el interés que despierta el baile de ofertas sobre el pasivo.

Recientemente, los consejeros delegados de los principales bancos españoles aseguraron durante la presentación de resultados del tercer trimestre que no iban a entrar en una guerra de depósitos. “Los depósitos tienen que ser un instrumento de ahorro para los clientes, y en este momento no vemos que sea ni mucho menos el mejor”, expresó Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.

“Los depósitos están empezando a ser rentables, pero los precios dependen de la liquidez del sistema y hay tanta que no preveo mucha presión sobre la remuneración”, expresó, por su parte, Onur Genç, consejero delegado de BBVA.

Normas
Entra en El País para participar