Bolsa europea

Invertir en valores pequeños y lograr hasta cinco veces más rentabilidad

El Euro Stoxx 50 se revaloriza un del 49% , frente al 242% del Stoxx Europe Small 200

Smallcaps Pulsar sobre el gráfico para ampliar

En un año de caídas generalizadas en las Bolsas, las cotizadas de pequeña capitalización no han escapado a las pérdidas, algo que contrasta con el buen desempeño que experimentaron estas firmas en los momentos más duros de la pandemia. Tipos de interés más altos, señales de desaceleración y la crisis energética se han convertido en el cóctel perfecto para que los índices que agrupan a estas cotizadas registren en lo que va de año su peor evolución desde la crisis financiera de 2008. Un comportamiento generalizado que se repite tanto en Europa, donde el MSCI Small Europe encaja una caída del 19,2%, como EE UU, con el Russell 2000 retrocediendo más de un 16%.

Las caídas de los pequeños y medianos valores superan los recortes registrados por los índices que agrupan a las firmas de gran capitalización. En un año aciago para la inversión, el S&P 500 retrocede un 15%; el Euro Stoxx 600, un 9,12% y el MSCI World, un 15,2%. En los últimos 25 años, solo en ocho ejercicios los pequeños valores han registrado un peor comportamiento que las grandes cotizadas. Según datos de Refinitiv recopilados por UBS, el Euro Stoxx 50 acumula una revalorización del 49% en los últimos 20 años, frente a las ganancias del 242% del Stoxx Europe Small 200.

A pesar del pobre desempeño registrado este año los estrategas UBS se muestran confiados y con la vista puesta en 2023 consideran que existen compañías atractivas entre los pequeños valores europeos. “Es fácil encontrar empresas líderes que se benefician de un euro competitivo, disponen de balances sólidos y buenas perspectivas de crecimiento”, señalan los analistas de la firma suiza. Es decir, tras el tropiezo de este año, los expertos conservan esperanzas para que los índices de pequeña capitalización recuperen el brillo perdido y prolonguen la tendencia imperante en los últimos 20 años.

Eso sí, a pesar de que la trayectoria avala el buen desempeño de los pequeños valores, a la hora de apostar por ellos no todo vale. La selección es prioritaria. Los expertos de UBS se centran en compañías de calidad, fundamentales sólidos, niveles de liquidez aceptables y, en un entorno de elevada inflación, cotizadas líderes de su sector y con capacidad para fijar precios. Del universo de 400 empresas que siguen los estrategas de la entidad, los expertos escogen a 20 cotizadas entre sus predilectas para 2023.

Desde su creación en 2006, el ranking de 20 pequeños valores europeos de UBS ha subido un 509%, superando el MSCI de pequeña capitalización que se revaloriza un 363% y cuenta con una volatilidad similar. Con la vista puesta en los próximos 12 meses, las españolas Indra, Unicaja y Viscofan se mantienen en la lista, valores sobre los que los expertos aconsejan comprar y fijan potenciales que oscilan entre el 31,5% que otorgan a la entidad malagueña y el 5% que dan para el fabricante de envolturas cárnicas. Más allá, valores europeos como Auto Trader, Hiscox, Huber+Suhner, Knorr-Bremse, Mondi, MTU Aero Engies, Siemens Energy pasan a ocupar los puestos de Admiral, Andritz, EFG International, Meliá, Scout24, Siegfried y Smurfit Kappa en la clasificación de UBS.

La esperanza de que las pequeñas y medianas empresas remonten el vuelo no es una idea que solo defiendan los expertos de UBS. Desde la gestora Lonvia Capital subrayan que las cotizadas europeas de pequeña capitalización son una alternativa atractiva y que se ajusta a su estrategia de inversión a largo plazo. Con la vista puesta en 2023 desde la firma consideran que se podría estar cerca de una ventana de oportunidad para tomar posiciones en compañías de este tipo con un horizonte temporal de inversión entre tres y cinco años.

Inversión a largo plazo

“La inversión en pequeñas y medianas compañías constituye una alternativa que genera a largo plazo rendimientos superiores a los de la inversión en cotizadas de gran capitalización”, subrayan en la gestora Lonvia Capital. Desde la firma consideran que gracias a un tamaño más reducido, estas firmas son menos sensibles al ciclo y pueden seguir aplicando su estrategia industrial sin depender de factores externos que son mucho más difíciles de controlar.

Los gestores de Lonvia Capital subrayan además la fortaleza que siguen mostrando sus resultados. De las firmas que tienen en cartera, los expertos señalan que el 44,4% ha presentado unas cuentas por encima de lo esperado, mientras el 37,2% las han mantenido. A pesar de este buen desempeño, el fondo de Lonvia Avenir Mid-Cap Euro Clean Share registra unos rendimientos negativos del 38,3% este año, un comportamiento que contrasta con las ganancias del 38,1% de 2021.

Junto a los buenos resultados y la menor sensibilidad al ciclo, otra de las fortalezas de estas compañías es su carácter innovador. En Lonvia Capital reconocen que escogen dentro de su cartera de pequeños valores a firmas que operan en campos como la automatización y la innovación digital. Como colofón a estas caracterizas sus gestores señalan las fuertes barreras de entrada de las que suelen disponer estos negocios, lo que limita la entrada de competidores.

Un año muy desigual

Dispersión en los fondos. Las pérdidas registradas por las pequeñas cotizadas se reflejan también en la evolución de los fondos que invierten en esta tipología de valores. No obstante, la dispersión de los resultados es la principal característica. Santander Small Caps España, cuyas principales posiciones son Sacyr, Indra o Unicaja, cae un 13,9% en 2022, frente al 13% que sumó en 2021 o el 0,3% del año de la pandemia. Por su parte, el True Value Small Caps se deja un 34,4% en lo que va de año, frente a las ganancias del 44,8% del ejercicio pasado. En Bolsa europea, el vehículo francés Alken Fund - Small Cap Europe logra arañar un 7,1% en 2022, a cierta distancia del 30,3% del año pasado.

Normas
Entra en El País para participar