La llegada del frío impulsa al alza los precios del gas en Europa

En los últimos dos días, ha subido un 16%

El barco qatarí Duhail atraviesa el pasado 29 de noviembre el Canal de Suez con destino a Alemania con gas natural licuado abordo.
El barco qatarí Duhail atraviesa el pasado 29 de noviembre el Canal de Suez con destino a Alemania con gas natural licuado abordo. AFP

Los precios del gas natural vuelven a subir en Europa a medida que se aproxima la primera ola de frío del invierno. Las expectativas de una mayor demanda han impulsado en los últimos dos días un 16% los precios de los futuros del gas holandés, la medida que sirve de referencia para fijar el precio en el Viejo Continente, hasta dejar su coste en los 151 euros por megavatio hora. Se trata de los precios más caros desde el pasado 13 de octubre.

Si los altos niveles de las reservas de gas en Europa y las temperaturas relativamente cálidas impulsaron la bajada de su coste en las últimas semanas, las perspectivas de un diciembre frío ahora son las que están detrás de este nuevo repunte.

Un invierno duro podría dejar al continente más expuesto a estrecheces y volatilidad en este mercado después de que Europa perdiera a su principal suministrador en verano. El gas natural licuado ha ayudado a reponer los envíos perdidos y a llenar los depósitos en Europa, pero la simple perspectiva de tener que usar las reservas, a un 93,2% de su nivel el pasado 29 de noviembre según datos recopilados por Reuters, bastan para reactivar el nerviosismo. Según recoge Bloomberg, los precios del gas son más de cuatro veces superiores de lo normal para esta época del año, un hecho que alimenta la inflación y que perjudica a las economías.

Los consumos de gas, así como los de otras energías fósiles que ya parecían condenadas como en el caso del carbón, pueden subir también en el caso de que el viento no ayude a la generación de electricidad.

En el caso de Alemania, según datos de Agora EnergieWende, esto es exactamente lo que está pasando. El pasado 28 de noviembre a las 5 de la mañana, última vez que soplaba el viento con fuerza, generaba 19,46 GW/h con energía eólica, 23 GW/h con carbón y 8 GW/h con gas. El 1 de diciembre a las 5 de la mañana, ya sin apenas viento, el país generó 2,5 GW/h gracias a la eólica, 32,3 GW/h mediante carbón y 15,44 GW/h usando gas. Es decir, casi se duplica el consumo de gas a ausencia de viento, al menos, en el caso de la primera economía europea.

Las previsiones para las próximas dos semanas apuntan a un potencial de generación eólica moderado-bajo en Reino Unido, Europa Central y en los países nórdicos.

Los barco de gas natural licuado han sido el mejor aliado para Europa a la hora de conseguir el recurso. En el caso de que llegase una oleada de frío a Asia, la competencia y con ello los precios podrían calentarse. Los ojos están sobre China. Por el momento, su relativamente contenida marcha de la economía a raíz de la política de Covid-0 y unos precios elevados en el mercado internacional han provocado que sus importaciones de gas natural licuado hayan bajado un 22% hasta el pasado mes de octubre.

Ola de frío europea

El servicio de análisis climático Severe Weather da detalles sobre la primera ola de frío de este invierno. "Con el comienzo del invierno, ha surgido un importante patrón de bloqueo sobre el hemisferio norte. Los sistemas de alta presión empujarán hacia las regiones polares, creando una serie de cambios meteorológicos. La circulación se verá interrumpida, liberando aire más frío desde el norte y creando una división real del Vórtice Polar inferior", explican.

"Veremos próximos cambios de patrones significativos en todo el hemisferio norte y en la previsión meteorológica general para diciembre de 2022", prevén desde la firma.

Normas
Entra en El País para participar