Telefónica apostará por 5G, el cliente de calidad y más servicios tecnológicos

Planea abrir sus redes a los desarrolladores para la creación de soluciones

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha lanzado algunas de las ideas del nuevo plan estratégico en la reunión del consejo de administración, celebrada durante los dos últimos días, así como en diversos encuentros con la alta dirección de la compañía. Según ha podido saber este periódico, en el consejo se han tratado distintos temas en profundidad, entre los que destaca el futuro del sector. Los responsables de la operadora han trabajado en la focalización de la acción y ejecución de la compañía en torno a tres ejes, innovación, liderazgo y crecimiento.

Entre otras iniciativas, según adelantó Bloomberg y confirmó este periódico, la teleco afrontará una profunda revisión sobre qué infraestructuras son esenciales para sostener nuevas demandas de conectividad ante el aumento de los dispositivos conectados, incluidos los automóviles, y la mejora de los índices de latencia. En este sentido, el 5G parece una de las apuestas de Telefónica y las grandes telecos para el desarrollo de nuevos servicios, en el segmento industrial. La operadora, que también empieza a vislumbrar el futuro 6G, ha reflexionado sobre la importancia de las redes inteligentes.

Además, la operadora renovará su enfoque en el número y la calidad de los clientes necesarios para ser relevante dentro de la industria. En este sentido, la teleco ha centrado su apuesta en los últimos tiempos en los clientes de alto valor en sus mercados claves, España, Alemania, Reino Unido y Brasil.

Los responsables de la compañía también han analizado el papel fundamental de las telecos en el nuevo entorno digital y tecnológico. Así, la operadora también prevé desarrollar nuevas fuentes de ingresos ofreciendo tecnología y acceso de los desarrolladores a las redes de telecos. Este punto permitiría a los desarrolladores ampliar su interacción con los clientes. De esta manera, parece que la compañía planea reforzar su apuesta por los nuevos servicios tecnológicos, impulsada en el actual plan estratégico de la mano de la división Tech.

Telefónica buscará también una mayor colaboración con otras telecos, para desarrollar la tecnología a través de redes de una manera estandarizada. En este punto ganaría peso la presencia de Pallete como presidente de la GSMA, patronal de las operadoras, hasta final de 2024.

Según fuentes del sector, en la reunión, celebrada en la localidad de Buitrago, al norte de Madrid, se han analizado en profundidad distintos temas sobre la evolución del sector, marcado por la fuerte competencia, así como sobre la actual situación macroeconómica, influida por la guerra en Ucrania y la subida de la inflación.

La compañía ha abierto la vía para la búsqueda de nuevas medidas de ahorro para hacer frente al impacto de la inflación, reflejado tanto en los costes energéticos como en los laborales, tal y como publicó ayer Cinco Días. Por ejemplo, en España, la compañía va a afrontar una revisión salarial a principios de año, pactada con los sindicatos dentro del convenio colectivo (CEV), que deberá cubrir la subida del IPC. Con el dato de IPC de noviembre, el incremento sería del 8,1%, si bien habrá que esperar al cierre del año para saber cuál será el importe exacto de la subida. En el ámbito de la energía, la teleco ha afrontado un aumento del presupuesto de 250 a 450 millones de euros, si bien, con los nuevos contratos y distintas iniciativas como la aceleración de la fibra al cobre, ha registrado ahorros próximos a 100 millones.

Anterior plan

El anterior plan estratégico incluía puntos claves como la segregación operativa de hispanoamérica en una unidad separada, con excepción de Brasil, y la concentración de la compañía en cuatro mercados claves, España, Alemania, Brasil y Reino Unido. Además, impulsó la creación de Infra, para la optimización de las infraestructuras de la compañía, y de Tech, para captar nuevos ingresos con servicios tecnológicos como la ciberseguridad, el big data y el internet de las cosas. Otro punto clave fue la redefinición del centro corporativo.

En este periodo, y dentro de estas líneas estratégicas, Telefónica ha afrontado operaciones corporativas de trascendencia en todas las áreas, entre las que destacan la venta de las torres de Telxius a American Tower, por 7.700 millones de euros, y la fusión en Reino Unido de O2 y Virgin Media, filial de Liberty Global, para crear un operador integrado, capaz de arrebatar a BT su liderazgo histórico. Gracias a estas operaciones, la operadora redujo la deuda hasta situarla en el entorno de los 27.000 millones de euros.

En el área de infraestructuras, la compañía también ha acelerado la creación de vehículos de fibra, en los que ha dado entrada a inversores, en Brasil, Alemania, España, Reino Unido, Colombia y Chile.

En Brasil, la empresa adquirió los activos de telefonía móvil de Oi, por cerca de 1.000 millones de euros, con los que reforzó su presencia en el gigante sudamericano, superando los 100 millones de clientes.

En el ámbito de Tech, Telefónica ha destinado en torno a 1.000 millones de euros a distintas adquisiciones como la alemana BE-terna, las británicas Incremental Group y Cancom UK&I, y las españolas Altostratus Cloud Consulting y Geprom. El objetivo de la operadora con Tech, que ha superado los 5.500 empleados, pasaba por alcanzar unos ingresos adicionales de 2.000 millones de euros en 2022.

Los inversores, pendientes de los movimientos de la operadora

Con la nueva línea estratégica, muy esperada por la comunidad financiera, la operadora busca recuperar el favor de los inversores. Desde el lanzamiento del anterior plan, a final de noviembre de 2019, las acciones se dejan cerca de un 47%. De hecho, cotizaban en aquel momento en el entorno de los 7 euros.

Las acciones de Telefónica han subido este jueves un 1,48%, hasta 3,64 euros. Las matildes ceden en torno a un 5,80% desde enero, si bien, en los primeros meses de 2022 registraron fuertes avances, hasta recuperar la cota de los 5 euros, con el respaldo de la apreciación de monedas como el real brasileño y el peso argentino frente al euro.

La teleco, no obstante, al igual que otras empresas del sector, se ha visto penalizada por el impacto de la pandemia del Covid-19, así como por la crisis económica generada.

Telefónica está muy pendiente de operaciones corporativas como la fusión de Orange y MásMóvil en España, su mercado principal. El conjunto de las operadoras ha planteado la necesidad de que la Comisión Europea facilite un proceso de consolidación en los distintos países, que frene el endurecimiento de la competencia.

Otra de las demandas que ha impulsado Telefónica es el cambio en la regulación, que obligue a las big tech de EE UU a participan en la financiación de las redes, dado el amplio uso que realizan de estas infraestructuras.

Normas
Entra en El País para participar