Materias primas

El petróleo cae a mínimos de enero ante el aumento de las restricciones en China

El Brent hace equilibrios sobre los 83 dólares

El petróleo cae a mínimos de enero ante el aumento de las restricciones en China
REUTERS

El petróleo, uno de los activos estrella de 2022, empieza a perder fuerza. El aumento de los contagios en China y la negativa del partido comunista a relajar la política de covid cero se están dejando sentir con fuerza en los mercados. Si hace un mes las expectativas de que Pekín levantara la mano desató la euforia, ahora el aumento de los confinamientos aleja las esperanzas de una recuperación. Con esta idea sobrevolando la mente de los inversores, el Brent cedió ayer un 1,33%, hasta los 82,5 dólares, mínimos de comienzos de año. El petróleo de referencia en Europa está muy cerca de perder las ganancias que acumulaba en 2022. Por su parte, el Texas, que desde los máximos del año cae un 38,7%, está por debajo de los 76 dólares con los que comenzó el año.

El aumento de las restricciones en el mayor importador de petróleo del mundo coincide con el incremento de la oferta en EE UU. La Administración Biden autorizó a la petrolera Chevron retomar parcialmente las extracciones de crudo en Venezuela. La medida con la que EE UU busca rebajar la dependencia del petróleo ruso, supone una flexibilización del embargo de petróleo venezolano después de la firma de un acuerdo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición en México.

Las menores expectativas de demanda no solo se reflejan en el mercado del crudo, también en la movilidad. Según datos de Baidu, el tráfico en hora punta en Pekín descendió un 45% respecto a los niveles registrados hace un año mientras que en Guangzhou la caída alcanza el 35%. En base a estas cifras, la demanda china de petróleo podría alcanzar los 15,11 millones de barriles en el último trimestre del presente ejercicio, por debajo de los 15,82 millones de hace un año. Es decir, las perspectivas de demanda se deteriorarán.

En un entorno de caída de la demanda el departamento de análisis de JP Morgan ha revisado a la baja el precio objetivo del Brent para 2023. Los expertos lo recortan en ocho euros, hasta los 90 dólares y señalan que para lograr un equilibrio entre oferta y demanda, la OPEP+ deberá recortar su producción en 400.000 millones de barriles al día.

La volatilidad seguirá acompañando a las materias. La OPEP+ se reunirá el domingo para decidir su próximo nivel de producción mientras que los países de la UE continúan negociando sus planes para reducir la dependencia del petróleo ruso.

En un momento en el que la inflación sigue siendo el principal quebradero de cabeza de los bancos centrales, la caída del precio del crudo es visto como una buena noticia. Además de otorgar un respiro a las familias, permitirá a las instituciones monetarias disponer de margen reducir el ritmo de las subidas de los tipos.

Normas
Entra en El País para participar